Padres y directores dicen que siguen sin indicaciones para suspender el plurilingüismo

La vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, durante una comparecencia. / EFE/MORELL

Oltra extiende la responsabilidad de acatar la paralización del decreto a todo el Consell tras el ultimátum del TSJ a Marzà

DANIEL GUINDO VALENCIA.

«Los directores de los centros no tienen información clara de si tienen que aplicar o no el decreto de plurilingüismo, la conselleria no ha dado ninguna instrucción oficial al respecto». Así de claro se mostró ayer el presidente autonómico de Enseñanza del sindicato CSI-F, Artemio Almonacid, precisamente después del ultimátum lanzado el jueves por el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) a la Conselleria de Educación, a la que da cinco días de plazo para que explique qué medidas concretas ha adoptado para acatar la suspensión cautelar del citado decreto, acordada el 23 de mayo, así como para informar de los cargos que la deben hacer efectiva para exigir posibles responsabilidades en el caso de que se apreciara desobediencia.

Almonacid entiende que, por ejemplo, las instrucciones para el inicio de curso se elaboraron de acuerdo con el decreto que ha sido suspendido ya que, según recogen, deben aplicar el proyecto lingüístico que tengan autorizado por la conselleria, aunque sin citar directamente al decreto. «Puede ser que haya directores que apliquen un decreto que, por ahora, no es legal», advirtió este portavoz. Sin embargo, sobre la asunción de responsabilidades cree que «el primer culpable es la conselleria, porque el director, si no tiene información clara, puede optar por un camino u otro».

En esta línea se manifestó también el vicepresidente de la Federación de Centros de Enseñanza de Valencia y Provincia (Feceval), Alberto Villanueva: «lo que queremos son instrucciones claras antes posibles cambios que se vayan a hacer», porque «no sabemos qué aplicar o no».

Vicenta Rodríguez, secretaria autonómica de Escuelas Católicas de la Comunitat, apuntó que «respetamos la decisión del TSJ y pedimos unas instrucciones claras para el inicio de curso escolar, porque dentro de la autonomía de cada centro hay que respetar las decisiones de los tribunales». «Solicitamos a la conselleria que nos explique lo que implica la suspensión cautelar del decreto de plurilingüismo para que las clases puedan empezar con normalidad», resaltó.

Por su parte, Vicente Morro, portavoz de la Mesa por la Educación en Libertad, añadió que la decisión del TSJ «es una muestra de que la Administración de Justicia actúa con rigor y claridad, sin entrar en el juego de medias verdades y medias palabras de la conselleria». «Suspensión es suspensión y no se puede aplicar nada hasta que, en su caso, no se levante», subrayó.

Julia Llopis, presidenta de la delegación valenciana de la Confederación Católica de Padres de Alumnos de la Comunidad Valenciana (Concapa-CV), apuntó que «no se ha paralizado nada porque las órdenes que han llegado a los centros están preparadas para el plurilingüismo», y «no hay instrucción a los colegios de que no se aplique el decreto». «Los padres vamos a estar atentos y, si el centro aplica el proyecto plurilingüe, vamos a denunciarlo».

Sobre todo ello, se pronunció también ayer la vicepresidenta Mónica Oltra, quien extendió la responsabilidad de acatar la suspensión del decreto a todo el Consell, aunque insistió en que, a raíz de la suspensión, «el decreto no se ha desarrollado ni se ha aplicado». En esta línea, sí reconoció también que, con anterioridad a la suspensión cautelar, «cualquier decisión que se adoptó fue ajustándose a la legalidad en ese momento», por tanto en base al citado decreto, mientras que «no hay ninguna decisión posterior a la suspensión».

Asimismo, como ya recogió LAS PROVINCIAS, el pasado día 12, pese a suspenderse el decreto, Educación había cerrado la puerta a repetir la matriculación, pese a que los borradores de instrucciones de inicio de curso ya contemplaban que no iba a haber variación en los proyectos lingüísticos pese a la medida judicial, pues dejaban claro que los centros tendrán que aplicar los que tienen autorizados, y éstos son los que se adaptaron al decreto durante el mes de marzo, antes de la suspensión. En esta línea, y como publicó este diario el día 15, el Diari Oficial de la Comunitat (DOCV) publicó el día anterior la orden por la que se establece el currículo y se desarrolla la ordenación general de la Educación Primaria. En este documento se incluye una disposición en la que se afirma que «las diferentes áreas (...), se impartirán de acuerdo con los proyectos lingüísticos de centro autorizados por la conselleria». En la misma línea se encuentran las instrucciones de inicio de curso de Infantil y Primaria publicadas en el DOCV el pasado jueves.

Por su parte, la presidenta del PP de la Comunitat, Isabel Bonig, solicitó de nuevo al Consell que «cumpla con el auto del TSJ», porque la Comunitat «no puede acabar como Cataluña: en insumisión total e incumplimiento de la Ley».

El presidente de la Diputación de Alicante, César Sánchez, advirtió que hay algunos colegios donde sólo hay línea en valenciano, algo contrario al anterior decreto, el de 2012, que teóricamente debería regir tras la paralización del actual, por lo que «la suspensión no se está ejecutando».

Fotos

Vídeos