Padres de colegios públicos también exigen al conseller que frene la normativa

La confederación de apas reclama que se respete «el derecho de las familias a elegir la lengua en la que quieren que estudien sus hijos»

DANIEL GUINDO VALENCIA.

Representantes de la Confederación Valenciana de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (Covapa) se reunieron ayer con el conseller de Educación, Vicent Marzà, en el marco de la ronda de encuentros que el dirigente de Compromís está manteniendo con distintos colectivos del ámbito educativo para recabar sus impresiones y propuestas para la futura Ley Integral Educativa Valenciana. Y, de nuevo, Marzà se encontró con la oposición frontal de estas familias al decreto del plurilingüismo.

En concreto, según explicó ayer a LAS PROVINCIAS el presidente de la entidad, Ramón López, «le hemos indicado que, en el marco de esta futura ley, sería un buen momento para paralizar el decreto y, de esta forma, evitar la intranquilidad manifiesta que las familias ante esta situación en la que no saben qué se van a encontrar en los colegios».

En esta línea, el portavoz de esta entidad que aglutina a unas 700 asociaciones de padres y madres de alumnos de colegios públicos, quiso poner en valor el decreto de 2012 que, frente al actual, no produjo ningún malestar en las familias que ahora tienen la opción de hasta once proyectos educativos distintos. «El nuevo decreto no contenta ni a los alumnos que quieren estudiar en valenciano, por la falta de profesores de inglés, y agrava la situación de las líneas en castellano, por lo que es una norma que no contenta a nadie y que produce inseguridad tanto en los que se expresan en castellano como en valenciano», resumió este portavoz de los padres de alumnos.

Por tanto, López propone que se busque un consenso en la comunidad educativa para que se regule el uso de las dos lenguas, y que sea apoyado por, al menos, dos terceras partes de Les Corts. Mientras tanto, pide la «paralización hasta que no seamos capaces de poner en marcha una ley que consiga integrar todas las sensibilidades». En definitiva, este portavoz reclama que «el alumno pueda estudiar en su lengua materna desde los cero años hasta la universidad, ya que su familia entiende en qué lengua su hijo puede absorber mejor los contenidos». Por tanto, que se respete «el derecho de las familias a decidir en qué idioma cooficial quieren que estudien sus hijos».

Por otra parte, los representantes de Covapa aprovecharon el encuentro con Marzà para trasladarle también que prefieren que el nombre de la ley se refiera a la Comunitat y no sólo que sea valenciana para que signifique «una puesta en escena geográfica» de toda la autonomía, así como que se dote de presupuesto para que se pueda desarrollar. También que se refuerce la formación del profesorado y que haya «una implicación y reconocimiento social de las familias y sus órganos de representación». En esta línea, López lamentó que la mesa de padres sólo se haya reunido una vez en siete meses, cuando la normativa indica que debería ser mensual. Asimismo, pidió que los ayuntamientos se pongan al día con el pago de Xarxallibres y criticó que Educación pregunta a las apas si están o no federadas y el retraso de los colegios pendientes.

Fotos

Vídeos