Pacientes del Arnau duermen en pasillos y 16 enfermos esperan cama en La Fe

L. GARCÉS VALENCIA.

La presión asistencial que suele acompañar a las unidades de Urgencias en invierno ya se ha manifestado en distintos centros sanitarios. Antes incluso de la llegada de la gripe se ha disparado la afluencia de pacientes hasta el punto de la saturación en algunos centros.

El servicio de Urgencias del Hospital Arnau de Vilanova se vio ayer «desbordado» hasta el punto de que hubo pacientes, «una decena», que pasaron la noche en el pasillo, además de que «los sillones de observación estuvieron «llenos, mientras que media planta de medicina interna se encuentra cerrada por obras», tal como denunció el sindicato CSIF.

La misma formación ya mostró su malestar semanas atrás señalando que no era el momento de que se acometieran obras, en previsión de que con el invierno pudiera aumentar la demanda asistencial. Ayer volvieron a lamentarse ante esta circunstancia y denunciaron «falta de planificación», circunstancia a la que se suma la falta de «camas libres en Llíria para derivar pacientes».

El Hospital La Fe no quedó al margen de las circunstancias que desde que comenzó el frío, y antes del pico de gripe, se ha ido extendiendo por los hospitales. De hecho, la dirección del centro sanitario confirmó que a primera hora de la mañana «había 16 pacientes pendientes de cama». Más tarde, en torno a las tres de la tarde, eran siete las personas que se encontraban en Urgencias a la espera de plaza para ingresar. También explicaron que se han «producido más ingresos».

Los enfermos intervenidos también sufrieron las consecuencias de la saturación del centro sanitario. De hecho, como pudo saber LAS PROVINCIAS, hubo algunos pacientes quedaron en una unidad de recuperación postanestésica hasta que pudieron pasar a la habitación. Desde La Fe insistieron en que estaban asistidos por personal especializado, pero ello mostraba la alta ocupación del centro.

Fotos

Vídeos