«Orden y contraorden... pues desorden»

A. G. R. VALENCIA.

«Ale, para casa. Nos han hecho venir para nada», lamentaba una funcionaria camino de la salida de la Ciudad de la Justicia. La evacuación del edificio se produjo de manera pausada, sin ningún incidente. Otro de los funcionarios explicaba a LAS PROVINCIAS que había estado trabajando en un juzgado ubicado en el cuarto piso de las instalaciones. «Al principio, nada. Pero como a los 20 minutos comienzas algo en la garganta». Otro empleado daba algún detalle más preciso. «Tras un rato, empieza a dolerme la cabeza y luego es cuando aparecen los problemas en la garganta». La disparidad de criterios entre el TSJ y la Conselleria de Justicia había generado malestar entre los empleados, que no entendían que no se hubiera prorrogado directamente el plazo hasta el próximo lunes. «Hubiera sido lo más lógico», apuntaban.

El personal de seguridad, vigilantes privados y la Guardia Civil, controlaba los accesos principales al edificio para evitar la entrada de más usuarios. Alguno lamentaba el desconcierto de la jornada y lo resumía así: «Orden y contraorden... pues desorden».

Fotos

Vídeos