Ximo Puig tiene razón

El Botànic no hace milagros, dice el presidente. Cierto. Sólo hay que ver la reacción de Oltra contra un bombero que se atrevió a denunciar el estado del monte

María José Grimaldo
MARÍA JOSÉ GRIMALDO

El Consell está de celebración. Como los novios. Acaban de cumplirse dos años de gobierno, el ecuador de la legislatura, y ahí han estado sus dos máximos representantes, presidente y vicepresidenta, haciendo balance de dos ejercicios de gestión.

Una puesta en escena muy institucional. En el Palau de la Generalitat. Como toca cuando se trata de los máximos exponentes de un gobierno autonómico. «El Botànic no hace milagros pero las cosas van mejor». Fue una de las muchas conclusiones a las que Puig y Oltra llegaron el pasado 28 de junio. Sobre lo segundo, imagino presidente (la frase fue suya) que habrá opiniones para todos los gustos. Lo primero, lo de no hacer milagros, quedó probado apenas dos días después.

Mónica Oltra, la hoy vicepresidenta de todos, volvió a convertirse en esa líder de la oposición que arremetía contra todo y contra todos y cuya estrategia política tan buenos resultados electorales le dio. Porque el Botánic no hace milagros, se revolvió de nuevo el viernes pasado, ahora como portavoz del Consell, contra un bombero, como si todavía estuviera sentada en la bancada de Compromís en Les Corts, que se atrevió a grabar y difundir un vídeo que desvela el estado en el que se encuentra el monte en el que luchaba contra las llamas en la Calderona.

«¿Qué hace este señor, exregidor del PP y miembro de la ejecutiva del PP de l'Alcora, grabando mientras sus compañeros se juegan el tipo apagando fuego en horario laboral?»

Vicepresidenta, ¿quizá lo que ustedes han hecho tantas veces cuando no gobernaban? ¿Grabar un vídeo denuncia? ¿Le suena o ya los ha olvidado?

Lo hizo además un bombero con una experiencia profesional de más de diez años pese a que de su currículum lo que parece que más pesa es que un día, hace ya seis años, fue concejal en la oposición de un partido político que no es el suyo. ¿Y? ¿Está una persona inhabilitada para expresar lo que piensa por militar en una formación política distinta a la suya?

Lo milagroso quizá hubiera sido que como vicepresidenta de todos hubiera rebatido con argumentos y datos las acusaciones de suciedad y abandono en las que se encuentra el monte de cuya gestión debe responder, ahora ya sí, el gobierno del Botànic. O con imágenes como hizo el bombero y ustedes cuando quisieron mostrar otra imagen de la Comunitat (aún recuerdo aquel «El orgull de ser valencians» que duró tan poco).

O que en el próximo pleno del Consell explicara los motivos por los que el plan de incendios de la Calderona lleva caducado desde hace un año. Y como ese, otros quince parques naturales valencianos. Pero no va a poder ser. Como ocurrió con la polémica por la situación de los centros de menores, ha vuelto usted a poner tierra de por medio. No pasa nada. La esperaremos. Quizá cuando vuelva de Oriente Medio, se ha obrado el milagro.

Fotos

Vídeos