VIVIR PARA VER

PEDRO TOLEDANO

Una buena parte de la crítica taurina y muchos de los aficionados que se apuntan a sus postulados, andan últimamente dándole vueltas al tan traído y llevado tema de los encastes. Es una forma de intentar influir en la opinión pública promoviendo un debate falso, diría que falsario, hipócrita y tramposo, porque, en realidad, de lo que se debería hablar es de buenos o malos ganaderos. Pero como es cierto que existe un trasfondo histórico basado en la discusión sobre el toro adecuado para practicar el toreo moderno y eso llevó a un toro muchas veces desproporcionado dejando de lado el trapío, cree necesario deshacer entuertos. Provocados por ellos mismos y devolver ciertos encastes, a las ferias de postín.

Quienes ahora reclaman ese cambio fundamental hacen gala de muy mala memoria y soslayan, con descaro los argumentos que utilizaron en su día para plantear aquella involución. Fue en los años sesenta y setenta cuando la crítica influyente insistió, sin recato, en contaminar a veterinarios y autoridad, para que subiera, no el trapío, sino el peso, sin contemplar algo tan primordial como es el tipo morfológico de cada encaste. Querían romana, y eso, como se ha comprobado en el transcurso del tiempo, era incompatible con la mayoría de los encastes que ahora reclaman con tanto entusiasmo y tanta desmemoria.

Aquella presión mediática influyó, lógicamente, en muchos ganaderos que se vieron en la disyuntiva de o cambiar de origen, buscando un encaste que diera más volumen y mayor arboladura de pitones, o relegarse a lidiar en plazas de menor exigencia. Quienes mayor reserva tenían por aquel entonces del encaste que hoy impera, era la familia Domecq. Y a esa reserva acudieron los ganaderos que querían seguir la moda.

Acaso la fortuna y cómo no la exigencia y buen criterio de los aficionados franceses, de quienes tanto debíamos aprender, hizo que aquellas ganaderías que fueron estigmatizadas en España -casi todas de origen Santa Coloma- hayan sobrevivido, y el tiempo, que acaba poniendo todo en su sitio, esté haciendo que la diversidad retome su lugar en nuestras plazas, aupados en muchos casos por quienes entonces los denostaron. Vivir para ver.

Fotos

Vídeos