VIRGEN Y LEYENDA

Mª ÁNGELES ARAZO

Rodeada de historias y prodigios, solicitada por amantes de lo bello, supera los siglos la imagen de la Virgen de Gracia, que preside el altar mayor de la iglesia parroquial de San Agustín. Igual que la mayoría de los grandes centros religiosos, su fundación, en 1307, se debe al rey Jaime II y al agustino fray Francesc de Salelles.

En un principio, cuando lógicamente estaba alejado de la urbe, fue un gran cenobio con claustro y huerto, pero carecía de una imagen que despertase fervorosa devoción con sólo contemplarla, y cuentan que cuentan que dos frailes salieron con la decisión de encontrar a un escultor que la tallase, o un pintor que la plasmase en un lienzo, pero he aquí que, a quien descubrieron fue a un misterioso personaje con indumentaria de peregrino que les interrogó por sus intenciones, y, al conocerlas, descubrió debajo de la capa el icono de la Virgen para ofrecerlo, diciéndoles: «Os la doy de gracia». Y, lógico, la advocación quedó como la 'Señora de Gracia'. La obra, datada, efectivamente, en el siglo XIV, presenta a María vistiendo el 'maphorion' oscuro de estilo bizantino sobre túnica roja, y sostiene en el brazo izquierdo al Niño, que enseña un pajarito.

Los hechos prodigiosos que se le atribuyen lograron que su devoción se extendiera más allá del reino de Aragón, de tal modo que, en 1370, Enrique II de Castilla le dedicó una capilla en el claustro, que dotó de mil maravedíes; privilegio que confirmaron los Reyes Católicos en 1472.

Resaltemos que la devoción dio nombre a la calle de Gracia por ser el camino que seguían los devotos desde la Catedral a su capilla. Es la calle zoco del centro histórico, donde las aceras sirven para exponer el género; la de las numerosas tiendas dedicadas a pequeños muebles y objetos de mimbre, ratán y médula, que alternan ahora con moderna bisutería, plata, decoración y artesanía.

Volviendo a la Virgen de Gracia, cabe dejar constancia de que preside elegantes ceremonias, donde hay coro de cánticos y las parejas aún creen en el amor eterno. Otro prodigio.

Fotos

Vídeos