UN VERDADERO ESPECTÁCULO

FERNANDO GÓMEZ

Bajo mi punto de vista, el encuentro de ayer contra el Alavés, y también el que se disputó en Mestalla ante el Sevilla, son los dos mejores partidos del Valencia en esta temporada. Y aún quedan varios para poder igualar rendimiento y ofrecernos, a los aficionados, un verdadero espectáculo futbolístico.

Eso fue lo que sucedió, no ya a partir del primer gol valencianista, sino incluso desde el primer disparo de Dani Parejo que Pacheco tan bien desvió, el Valencia se hizo con el control total del juego y con ello demostró ser absolutamente superior a un Alavés que no podía, por mucho que intentara, neutralizar tal vendaval. Se vieron grandes movimientos en ataque, que permitieron rapidísimos contragolpes, iniciados desde la recuperación y casi siempre finalizados en área contraria.

Los jugadores del Valencia se divirtieron una barbaridad, y eso se nota ya no sólo por el esfuerzo realizado en defensa con el objetivo de ganar rápidamente la pelota y comenzar a correr, sino sobre todo y principalmente por lo que corrieron dando opciones de pase a los compañeros que llevaban la pelota. Siempre es mucho más fácil así, y esa movilidad y el acierto y la precisión en la ejecución de las jugadas, hizo que se ofreciese un nivel altísimo de tremenda vistosidad para el espectador.

Comenzó el encuentro como casi todos los demás, un Valencia algo replegado, dejando la posesión al equipo rival y esperando robar y correr. Y como casi siempre también, suele ser el contrario el que tiene la primera oportunidad. Pero el meta Neto paró el cabezazo de Sobrino que iba con mucha intención. Susto pasado, a partir del minuto quince y tras el disparo de Parejo, dominio absoluto del equipo valencianista, para hacer poco después el primero de la tarde, rematado con el segundo antes de llegar al descanso. Y los visitantes, incluso perdiendo por dos goles, parecían desear ese entretiempo.

Y en la segunda mitad, y a pesar del gol del Alavés, el resultado en Mestalla nunca peligró. El Valencia seguía llegando con claridad y merodeaba casi siempre el área de Pacheco con probabilidad altísima de crear peligro. Y logró el tercer gol, esta vez en propia puerta, aunque a decir verdad pudo ser de cualquier otra forma. Desde el tres a uno, se vio un partido algo más abierto, llegadas de ambos conjuntos pero controlado en todo momento por el Valencia.

Muy buenas actuaciones individuales, centrales correctos, protagonismo total para laterales, mediocentros, jugadores de banda y puntas. Ataque desenfrenado, entusiasta, veloz y efectivo. Seguramente los mejores Rodrigo, Zaza y Kondogbia, pero el resto impecable. Fue una actuación global difícilmente mejorable, sinceramente.

Comprendéis ahora a lo que me refería cuando hablaba de ofrecernos algo más. Un Valencia solvente y tan bien clasificado estaba obligado a ofrecer bastante más. Ayer nos lo dieron. Y quedan partidos y tranquilidad suficiente como para volver a intentarlo. No podrá ser siempre como ayer, pero rivales y situación cómoda como para acercarse a ese nivel, seguro.

Fotos

Vídeos