EL SUR VALENCIANO

EL SUR VALENCIANO

Alicante tiene una buena oferta cultural: el MACA, la Casa Modernista de Novelda, los museos Azorín y el de Miguel Hernández, el del Calzado en Elda, el del Juguete en Ibi...

RAFA MARÍ

Victimismo no. En vez de estar tan entregado a las ofertas culturales de Madrid y Barcelona, ahora prefiero dejarme seducir por las cercanas a nosotros. En las grandes ciudades hay excelentes exposiciones y es lógico lamentar que la mayoría de esas muestras (De Chirico, Warhol, El Bosco, Kandinski...) no lleguen a Alicante, Castellón o Valencia. Ser periféricos a toda hora y en todo, incluso en la información deportiva, es mortificante. También cree uno que el victimismo no conduce a nada bueno (ni el papanatismo). La opción razonable se impone entonces: conocer bien y divulgar mejor los tesoros culturales de mi tierra.

Tres días. Estoy preparando con detalle un viaje de tres días por el sur de la Comunitat Valenciana. Mi hermana y yo nos quedaremos en un apartamento frente al mar en Urbanova, a ocho kilómetros de Alicante. Juan Carlos Valera, poeta y nuestro anfitrión, ha aprobado mi plan: visitar el MACA de Alicante (estupenda colección de arte contemporáneo), la Casa Modernista de Novelda, la Casa de Miguel Hernández en Orihuela, la Casa-Museo de Azorín en Monóvar, el Museo del Calzado en Elda, el del Juguete en Ibi... No sé si en tres días podremos abarcarlo todo. Lo intentaremos.

Arroz. No solo de cultura viven los turistas. La gastronomía es otro gran atractivo. Una buena mesa tras un bonito museo es un programa irresistible. Nos apetece conocer restaurantes de Monóvar-Novelda-Pinoso, famosos por sus arroces. En Xirlonet, pedanía de Monóvar, está Casa Elías. Allí hacen el arroz al fuego de sarmientos. Lo probaremos.

Promociones. En un hotel del centro de Valencia veo folletos de promociones turísticas: Montanejos (autobús y comida, 79 euros); Requena (comida, visita a bodegas, degustación de vinos, 80 euros). Otro folleto me sorprende: restaurante y flamenco en un local de Valencia (una travesía de Peris y Valero). Espectáculo con consumición, 27 euros. Espectáculo con cena, desde 40 euros. Desconocía esta oferta cultural.

Tomás Verdú Luján. Fui a ver 'L'Opera de tres rals' en el Rialto. Jóvenes actores en proceso de formación representaron durante cuatro días (del 18 al 21 de enero) la famosa obra de Bertolt Brecht. El resultado, estimulante. Tomás Verdú Luján, hijo del pintor recientemente fallecido Joan Verdú, me sorprendió con su solvencia gestual para la farsa, su excelente dicción y su aplomo escénico. Habemus actor. Tomás, quién iba a decirmelo hace diez años, ha nacido con el instinto y el físico para encarnar al Kowalski de 'Un tranvía llamado deseo', al Brick de 'La gata sobre el tejado de zinc' o, como ahora, al cruel Peachum de 'L'Opera...'. Rústico, indolente, hombre de negocios... Tomás posee muchos registros (los buenos actores son camaleónicos).

Dálmata. En 'L'Opera...' todos rayaron a muy buena altura, pero por ser hijo de quien es me llegó especialmente el crecimiento artístico e intelectual de Tomás. En mi habitación hay una foto suya (la puesta en escena es de su padre). Vemos al Tomás niño con sombrero rojo cordobés y malla de perro dálmata. La imagen transmite vitalidad y sentido libertario del humor.

Jardiel. Tengo el empeño de ganarle a Jardiel Poncela en su terreno: si él escribió un cuento sin utilizar la vocal e ('Un marido sin vocación') y otro sin la a ('El chófer nuevo'), yo estoy escribiendo uno en el que la única vocal es la letra a.

Título, 'Sara y Carla'. «Sara Calatrava Alcántara, gran dama (mala, mala, mala), llama cada mañana a Carla, la chacha (rara, rara, rara).

-¡Carla, Carla!

Carla calla.

-¡Carla, Carla!

Carla, harta, pasa. ¡Vaya marcha! La atarantada Carla ama la playa, la danza, va a Tabarca, al MACBA, al MACA d'Alacant y al CCCC... La gran dama Sara ama las hamacas a rayas, las camas, las sábanas blancas, las manzanas, la nata, las granadas, las naranjas, las plantas (y las plantas bajas), las tartas, la calabaza asada, ama a Satanás... ¡Basta ya, tanta a y tanta a!

-¡Carla!

Sara, malvada, baraja matar a la fantasmal Carla. Saca la navaja y...».

Continuará. El relato es más largo. Antes de publicarlo quiero superar alguna dificultad técnica y darle más densidad psicológica. Lo conseguiré.

Fotos

Vídeos