En las buenas dinámicas todo sale bien

FERNANDO GÓMEZ

El minuto de silencio transformado en una ovación de un minuto para Jaume Ortí ya forma parte de esas postales sonoras de Mestalla que perduran para siempre. Fue el mejor tributo a una persona muy querida por todo el valencianismo, un instante muy emocionante. Conseguir que todo el mundo te quiera es algo muy difícil y que pocas personas consiguen, con lo que Jaume permanecerá siempre en nuestra memoria. Seguro que hubiera sufrido con la primera parte del Valencia CF, aunque al final presenciamos un partido muy atractivo donde la gente del fútbol apreció dos estilos diferenciados en cada mitad del mismo. Muy instructivo.

En la primera, el Barça consiguió con la posesión jugar siempre en campo contrario. No hay nadie que se pase la pelota como ellos y aunque ese estilo se dificulta cuando un equipo se repliega como lo hizo el Valencia en el primer tiempo, hace complicados los partidos a su rival a base de calidad. Creo que el equipo de Marcelino fue demasiado respetuoso y temeroso en los primeros minutos pero volvió a demostrar que hace de una dificultad una virtud. Dejando a un lado la jugada del gol de Messi que no subió al marcador, el conjunto valencianista consiguió que el Barça no se adelantase en el marcador antes del descanso. Se demuestra, una vez más, que cuando estás en una buena dinámica te sale todo bien.

Viendo el desarrollo de la segunda parte, se podría pensar que todo estaba planificado y que respondía a una intención de inicio del Valencia, que quería desgastar en los primeros minutos a un rival que venía con desgaste y cansancio del partido ante la Juventus en la Champions. Teniendo presente esa opción, el Valencia decidió adelantar líneas y presionar más arriba, dificultando la profundidad del Barcelona y consiguiendo arañar porcentaje en la posesión del balón, para conseguir adelantarse con una jugada marca de la casa, que comenzó en un saque de esquina del rival y acabó con un gol a la contra tras un doble desborde en banda izquierda. De manual.

Dejando a un lado la jugada de la primera parte, porque nunca sabremos que hubiera pasado si el Barça se pone por delante con el gol de Messi, el empate creo que es un resultado justo y que creo que deja satisfecho a los dos equipos. Es cierto que el Atlético, Sevilla y Real Madrid recortan puntos con respecto al Valencia, pero también lo es que todos los equipos tienen que enfrentarse al Barcelona y pueden perder más puntos por el camino. El equipo de Marcelino sigue imbatido tras trece jornadas y queda mucha liga. Sigo pensando que tienen asegurado casi al cien por cien la clasificación para la Champions y va a batir el récord de puntuación del club. El único detalle que hay que mirar es la profundidad de la plantilla. El Valencia no juega esta temporada competición europea y los cambios en los partidos suelen ser los mismos. La lesión de Guedes, y su ausencia los próximos partidos, es una buena prueba para conocer si es necesario fichar en el mercado de invierno.

Fotos

Vídeos