Valencia 2019, capital de las matemáticas

fotolia

Rafah Hajjar Muñoz, joven estudiante valenciano, acaba de volver de la Olimpiada Matemática Internacional de Rio de Janeiro con una medalla de bronce. Resulta que de los seis miembros de la delegación olímpica española, ¡cuatro! eran antiguos alumnos de Estalmat. Pero ¿qué es Estalmat? Una rápida consulta en google y en la propia hemeroteca de este periódico revela que el proyecto Estalmat, acrónimo de 'Estímulo del talento matemático' precoz existe en la mayor parte de las comunidades autónomas, y que en la nuestra acaba de cumplir diez años de existencia En apretada síntesis, veinte alumnas y alumnos de las tres provincias, seleccionados entre los miles de candidatos que cada año se postulan, se reúnen dos veces al mes de forma itinerante en los tres campus universitarios provinciales, para recibir el impulso didáctico más vanguardista de aproximadamente cuarenta maestros y profesoras voluntarias, que se van turnando durante los dos cursos académicos que dura el programa, los frutos recogidos son ya muy importantes y en la web de Asfames.com y sus redes sociales los vamos dando a conocer sistemáticamente.

¿Por qué debería la sociedad valenciana movilizarse para que jóvenes estudiantes de Alicante, Castellón o Valencia lleguen a alcanzar un día la medalla de oro en la Olimpiada Matemática Internacional?

Porque, como año tras año los galardonados con el premio Jaume I vienen señalando, resulta que las sociedades que han logrado un mayor desarrollo en la investigación de las matemáticas puras o aplicadas, obtienen réditos inmediatos y mensurables en forma de incremento de su PIB o de empleo para su ciudadanía. Por si eso fuera poco, al margen del argumento económico parece evidente que en la 'sociedad del conocimiento' en la que nos vamos internando a buen paso, el recurso más preciado es precisamente el elemento humano, la excelencia de nuestros científicos, investigadores o inventoras. Los países que no sean capaces de generar esa excelencia se verán relegados inevitablemente a una segunda división que les conduce a ir a remolque de los líderes en STEAM (acrónimo en inglés de Ciencia, Tecnología, Ingeniería, Arte y Matemáticas).

Apelamos a la sociedad valenciana en su conjunto, y a nuestros gobernantes (que con frecuencia excusan su presencia en la celebración de las olimpiadas matemáticas en sus diferentes fases: comarcales, provinciales o autonómicas). También apelamos a nuestras empresas (que por responsabilidad corporativa tienen una ocasión de patrocinio, socialmente muy rentable apoyando a un proyecto como Estalmat). Estamos convencidos de no estar tan lejos de conseguir una medalla de oro si apoyamos de verdad a nuestros estudiantes, tal vez el año próximo en Rumanía en la #IMO2018. A lo mejor alguna de las compañeras del propio Rafah nos darán la alegría inmensa de traer a casa el oro olímpico que en las competiciones matemáticas internacionales nunca hemos alcanzado. Pero para desbancar a los países asiáticos en esta dura competencia con alguna posibilidad de éxito, y que estudiantes de Estalmat acudan con armas iguales a la competición será necesario un gran esfuerzo colectivo, de sus familias, de los voluntariosos profesores que coordinados por Rafael Crespo imparten acogidos a las universidades de Alicante, Castellón y Valencia su mejor docencia, y de la sociedad entera si es que alcanzamos a explicar bien que los éxitos en creatividad matemática se van a traducir inevitablemente en una mejor calidad de vida para todos nosotros.

¿Será posible que nos pongamos todos, manos a la obra planificando bien para generar los necesarios apoyos y seamos capaces de allegar los medios económicos y humanos precisos para alcanzar esta meta? Es posible. No es imposible. ¿Pensat i fet? Con el objetivo de demostrar la importancia de esta ciencia, Valencia ya calienta motores para el ICIAM 2019 -el congreso de matemáticas aplicadas más importante del mundo- y se prepara para cederle el testigo a Tokio, como sede de ICIAM 2023.

Cuando se da justo valor a las conquistas de nuestros investigadores, científicos e inventoras estamos enviando un mensaje claro de aliento y ánimo a estos imprescindibles fundamentos humanos de nuestro bienestar social. Y no olvidemos que las matemáticas son el lenguaje común de todas las Ciencias, celebremos con ilusión entre todos el décimo aniversario de este proyecto singular (próximo 7 de octubre en el teatro Tívoli de Burjassot), y pronto, saborearemos juntos nuevos éxitos hasta ahora inéditos. Estalmat nos asegura una cantera de jovencísimas mujeres y hombres que desarrollan su creatividad en matemáticas para que podamos celebrarlo. Desde Asfames (Asociación de familiares y amigos de Estalmat) os invitamos desde ya a participar apoyando esta aventura. Como Teodoro Llorente Olivares escribió en el manifiesto fundacional de este periódico: «Menos política; más protección a todos los verdaderos y legítimos intereses sociales» ¡Felicidades, Estalmat!

Fotos

Vídeos