Turismo de saldo

Álvaro Mohorte
ÁLVARO MOHORTEValencia

El pintalabios, toque de rimel, / moldeador como una artista de cine, / peluquería, crema hidratante / y maquillaje, que es belleza al instante. / ¡Abrid la puerta que nos vamos pa' la calle! / Que a quién le importa lo que digan por ahí... / ¡Antes muerta que sencilla!». Hace ahora algo más de una década que María Isabel causaba furor en las verbenas patrias. Desde el párvulo hasta el catedrático en Metafísica eran capaces de repetir el estribillo de la resultona cancioncita, bien fuera por placer o por ese condenado fenómeno mental que hace imposible sacar de la cabeza los sonsonetes más exasperantes.

Sin embargo, lo bonito de recurrir a los clásicos es que siempre tienen algo que decirnos, sin importar cuándo, dónde o por qué llegaron a sus reflexiones más profundas y a sus sentencias más fecundas. A la altura de las máximas de Winston Churchill o Albert Einstein, la (entonces) joven portento de Ayamonte incluyó su éxito en un álbum de título impagable: 'No me toques las palmas, que me conozco'.

Resulta difícil encontrar una metáfora tan afinada del pulso político en las cosas de la economía. Para un político mínimamente avezado, todo agujero es trinchera y cualquier repunte es despegue. Y en eso, esta semana, no han reparado en gastos.

Si Amazon ponía en marcha un almacén en Paterna para el reparto de sus paquetes, eso significa que «hay grandes empresas que creen en la Comunitat y que están volviendo porque piensan que la Comunitat es una espacio positivo para su desarrollo» (Ximo Puig, dixit)... aunque unas horas más tarde se viera que el gato al gua se lo llevaba de verdad Illescas, en Toledo, donde la empresa sí se ha dejado los duros al montar el centro logístico desde el que dar servicio a toda Europa, que crea... 900 empleos, diez veces más que en la mejor expectativa anunciada para el centro en Valencia.

Sin embargo, la fiesta del taconeo, la gracia y el salero ha sido el dato de gasto turístico. Resulta que el INE hacía público que los guiris se habían gastado en junio en la Comunitat la friolera de 779 millones de euros, ¡un 12% más que el año pasado!

Debe ser que no había Red Bull para tanto cubata y pocos echaron las cuentas de que si el gasto turístico crecía un 12% y el número de turistas lo había hecho un 19,7% algo no iba bien. Y es que, lejos de euforias, la cosa es que el turista medio se ha gastado este año un 6% menos que el pasado. La situación se agrava si se tiene en cuenta que al día un turista extranjero gasta en Madrid 208 euros, en Cataluña 189 euros, en Baleares 145 euros, en Canarias 133 euros... mientras que en Valencia apenas no dejan 98 euros. No hay que ser premio Nobel de Economía para entender que, si en algo en lo que parece que la Comunitat se está especializando, es en el 'low cost', con lo caro que puede salir lo barato. Si no, que pregunten en Magaluf.

Fotos

Vídeos