El turismo es franquista

ROSA BELMONTE

En 'El turismo es un gran invento', el alcalde de Valdemorillo del Moncayo (Paco Martínez Soria) quiere convertir su pueblo en referente turístico y se va a Marbella para documentarse. El desarrollismo de los 60, tan del caudillo. Los de Arran y sus palmeros están a un piojo de decir que el turismo es franquista. Los gamberros vinculados a la CUP atacan un autobús turístico en Barcelona como si fueran el tío que da escobazos en el tren de la bruja, llenan Peñíscola de pintadas y en Mallorca han atacado un restaurante y allanado varios yates saltando de uno a otro. Protestan contra el «turismo de élite y masivo que destruye Mallorca y condena a la clase trabajadora a la miseria». Turismo de élite y masivo es un concepto imposible. Si es masivo es por la incorporación de la clase trabajadora. Silvana Mangano y Dick Bogarde sí tendrían que protestar por esa Venecia llena de pobres con pantalón corto. Mucho mejor la epidemia de cólera.

Fotos

Vídeos