EL 'TRANSPARENTASSO'

ANTONIO VERGARA

A punto de terminar las fiestas populares veraniegas de la Comunidad Valenciana -y de otras regiones españolas-, el balance es culturalmente enriquecedor. El 'pueblo', la 'gente', como denomina el neo comunista Pablo Iglesias a los ciudadanos, duerme aparentemente durante once meses al año. Hiberna, entre otros animales, caso del oso y la marmota. El ser humano, 'nogensmenys', sólo hace, como mucho, la siesta, sin hibernar propiamente.

La siesta es el complemento energético imprescindible que lo prepara para rendir al máximo en las 'festes populars' cuando llega el verano. El 'estiu' -periodo del año en que la gente 'veranecha'- se prolonga hasta mediados del mes de septiembre. 'Les festes del poble' son sagradas e intocables. El 'battlle' Ribò goza participando en ellas. Él y sus populistas no tardarán mucho en cerrar la plaza del Ayuntamiento con la excusa de garantizar la seguridad de los ciudadanos ante posibles y criminales atentados yihadistas.

Y la plaza mayor de Valencia se transformará en una 'plaça de poble més' (anticapitalista), el ágora de la 'gente'. Habrá mimos malasombra; 'paraetas de cacaus i tramussos'; puestos informativos del colectivo LGTB que repartirá folletos acerca de cómo implantar una vulva o un pene ya crecidito en sólo tres semanas (Método del Dr. Otto Schäfer, de Dürnstein); 'cadafals' para gloria de los melómanos donde actuarán los grupos más internacionales del pop/rock valenciano: Funeraria Vergara, Huevos Duros, Aspencat y El Último Ke Cierre; o 'Demostracions Pràctiques del Conreu de L'arbre de la Figa', en realidad un sainete en valenciano escrito por Bernat Sirera y representado por la compañía de Montserrat Flabiol.

En fin, una plaza abierta al mundo. La 'gente', merced al alarde democrático del 'senyó' Ribó, clausurará oficialmente el verano la tercera semana de septiembre con siete días de 'Portes Obertes' o, en la versión oficial que se imprime con papel 'solidario', 'Per fi el TRANSPARENTASSO'.

Efectivamente. Los valencianos y valencianas podrán entrar en el ayuntamiento y recorrer todas sus instalaciones y despachos sin nadie que les guíe. Así protagonizarán el primer TRANSPARENTASSO oficial de la democracia municipal. Un hito en la historia de la extrema izquierda y el nacionalismo.

La 'gente' tendrá libertad absoluta para registrar los cajones y cualquier armario. Puede que encuentre alguna sorpresa, por ejemplo, los restos de un bocadillo de 'blanc i negre' en un cajón y documentos manchados con lamparones de aceite de las habas fritas (ahora hay habas todo el año); fotos del viaje veraniego a Cullera; mondadientes; lápices de labios; frasquitos de esmalte; el calendario futbolístico de la temporada 2017-2018; un documento, secreto hasta hoy, 'Caco Melitón' -nombre en clave- que saldrá a la luz pública en octubre y donde figuraría un asunto muy feo de 'condominium' en régimen de propiedad horizontal; o, ¿quién sabe?, tal vez una pegajosa versión de 'Garganta profunda' (1972), película prohibida por la censura franquista -había que ir a un cine de Perpignan para verla- y que todavía reposa en el bolsillo de un viejo gabán solitario colgado en el perchero abandonado de un cuarto trastero donde se guardan las llaves de la ciudad y los instrumentos de los timbaleros que ahora interpretan 'La Marcha de la Ciudad' (siglo XVIII) desde que Compromís (de nuevo Ribó) vetó el Himno Nacional en la festividad del 9 de octubre.

Ribó es como el jefe catalán de los Mozos (¡un café, por favor!), el tal Trapero, hijo de un humilde taxista de Valladolid emigrado a Cataluña y actualmente -me refiero al hijo- más independentista que Puigdemont. ¡Una pena! Porque hay vallisoletanas que nos han alegrado la perruna existencia: una muchachita de Valladolid y la vigente ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina.

Concluyo con el TRANSPARENTASSO: ¡A qué contribuyente no le haría ilusión abrir uno de los armarios metálicos y encontrar 36 paellas, de tamaño diverso (para dos, cuatro, ocho, doce o dieciséis raciones) y comprarle alguna al funcionario o alto cargo político propietario, pero rebajada sustancialmente por su uso?

Sí, el TRANSPARENTASSO vivificará la democracia del tripartito 'municipardal', según Bernat i Baldoví.

Fotos

Vídeos