Tractoristas sin ayudas de la PAC

Vicente Lladró
VICENTE LLADRÓValencia

De todos los disparates que exhiben los independentistas en Cataluña, el más espectacular y directo es el de los agricultores que han llevado cientos de tractores a Barcelona, supuestamente para defender con ellos el referéndum, siguiendo el llamamiento de la Assemblea de Pagesos.

Es un disparate rotundo porque, en contra del discurso nacionalista imperante, en una hipotética Cataluña independiente lo primero que les pasaría a sus agricultores es que se quedarían sin las ayudas europeas. Sólo los pagos directos que les llegan de la PAC suman unos 310 millones de euros anuales. Este dinero llega directamente de Bruselas y en el conjunto de España supone algo más de 5.000 millones de euros al año; el sector agrícola de Cataluña no es el que más recibe (Andalucía, por ejemplo, le triplica), pero a su vez representa más del triple de lo que llega por esta vía al campo valenciano.

Son ayudas que benefician sobre todo a los cultivos de tipo continental, mucho más que a los hortofrutícolas, y, por el gran tamaño de los tractores que participan en la peculiar manifestación pro referéndum, entre sus dueños deben predominar grandes fincas de producciones extensivas que dependen en mayor porcentaje de dichas subvenciones.

Los agricultores catalanes también perderían, fuera de España y de la UE, la cofinanciación de programas de inversión para instalación de jóvenes, mejora y ampliación de explotaciones, industrias agroalimentarias..., y tampoco contarían con el dinero que dedica el Ministerio a subvencionar los seguros agrarios.

Si les han contado a estos agricultores que en una imaginaria república catalana independiente serían más ricos, les han engañado, ocurriría justo lo contrario, porque perderían dinero que ahora reciben... y muchísimos clientes. Por eso sorprende tanto que defiendan lo que les perjudica.

Fotos

Vídeos