ELS TEMPS DE LA SEDA

Mª ÁNGELES ARAZO

Tan interesante como bella exposición es la que se inaugura mañana en el Museo Nacional de Cerámica: 'Els temps de la seda', celebración a todos los niveles de la ruta de la seda, donde se incluyó a Valencia como ciudad clave y merecidísima por su historia.

No podemos omitir el recuerdo de que la trajeron los árabes de Sicilia, Candia y las costas de África, aunque su elaboración se enriqueció después de la conquista cristiana (1238) con la llegada de artesanos especializados de Flandes, Italia y Francia. En el reinado de Alfonso V el Magnánimo existían 13.000 telares en la ciudad de Valencia y se calculaban unos 120.000 en el reino. De la calidad de los tejidos dan prueba las prendas del inventario que se hizo en la Catedral en 1418, donde aparecen el 'damasquí' o 'domas', seda de un solo color formando muestras de origen mahometano; 'damasquí d'or' , de 'catí', de 'cendat' de 'vellut' o terciopelo, de 'vellut avellutar' (seda con adornos de pelo) y de 'samit' (fondo de oro o plata) con ornamentación parecida al 'brocat d'or'.

En la exposición que nos ocupa se exhiben un centenar de piezas fechadas entre finales del siglo XVII y principios del XIX, procedentes de colecciones particulares, diversos museos nacionales y templos, abarcando desde fragmentos de tejidos con múltiples muestras (florales, paisajes, motivos geométricos, etc.) a prendas de vestir: basquiñas, justillos, mantos y ornamentos religiosos.

Amante del lujo, nuestro pueblo amó la seda y los jerarcas eclesiásticos lo superaron. Fue el Papa Borja, Alejandro VI, quien impulsó la exportación a Italia, ya que embelleció con damascos, brocados y tisúes la pomposidad de las ceremonias de los templos, frontales para cubrir los altares y colgaduras de brocados y tapices destinados a las fachadas de las calles por donde pasarían las procesiones. La corte también fue seducida por la seda en prendas de indumentaria morisca, como lo atestigua el 'Inventario del Palacio Real de Valencia a la muerte de la reina doña María', y en los de numerosas damas de la corte. Exposición como páginas de historia, para deleite.

Fotos

Vídeos