¡TAXI, AL RIALTO!

Los estudiantes valencianos de arte dramático representarán durante cuatro días 'L'Opera de tres rals', de Brecht y Weill, con entrada libre

Antonio Díaz Zamora. El 6 de enero de 1989, eran los primeros pasos del Centre Dramátic de la Generalitat Valenciana, se estrenó en el Rialto un musical de Antonio Díaz Zamora y Kado Kostzer, '¡Taxi, al Rialto!', con Ferran Rañé como nombre de cabecera, música de Ramón Ramos y coreografía de Julia Grecos y Bernard O'Reilly. Casi treinta años después (es asombrosa la velocidad del tiempo), recurre el cronista de nuevo a ese imperativo '¡Taxi, al Rialto!': en el edificio decó de la plaza del Ayuntamiento se estrena otro musical valenciano, 'L'Opera de tres rals'.

Brecht y Weill. Valenciano, digo, porque el montaje es un proyecto de la Escola Superior d'Art Dramàtic de València (taller final de carrera), aunque obviamente está basado en el famoso clásico alemán 'La ópera de tres centavos', de Bertolt Brecht, con música de Kurt Weill. La obra se representará del 18 al 21 de este mes, con entrada libre hasta completar el afoto (el jueves 18, día del estreno, a las seis de la tarde; del viernes al domingo, a las ocho de la tarde). La dirección es de Ramón Moreno y los actores, por orden alfabético, Gabriel Benavent, María Covadonga, Arthur García, Inés Gómez, Carmen Gutiérrez, Estela Ferrando Domínguez, Sergio Jiménez, Ana Lacruz y Tomás Verdú.

Título original. El título original tiene tela: 'Die Dreigroschenoper'. De vivir mi madre se burlaría de mí al verme en apuros a la hora de pronunciar ese interminable 'dreigroschenoper' (¡16 letras!). Y es que yo, guasón, me metía bastante con ella porque mi madre cambiaba sin contemplaciones, siempre a mayor comodidad suya, las palabras que le resultaban difíciles de pronunciar.

Lotte Lenya. 'Die Dreigroschenoper', por fortuna más conocida como 'La ópera de tres centavos', es una adaptación de la balada 'La ópera del mendigo', creada en el siglo XVIII por el inglés John Gay. La versión de Brecht y Weill se estrenó en agosto de 1928 en el Theather am Schiffbauerdamm de Berlín, con la fabulosa cantante y actriz Lotte Lenya como primera figura. Fue la obra de mayor éxito en Alemania hasta la toma de poder del partido nazi en enero de 1933.

Emigrantes. Lotte Lenya y su marido, Kurt Weill (ambos en la imagen), así como Brecht, pudieron emigrar. Lenya falleció en Nueva York en 1981, a los 83 años. Weill murió en 1950, a los 50 años, también en Nueva York. Ambos lograron consolidar internacionalmente su trabajo, no sin dificultades. Lotte Lenya es una actriz de culto entre los cinéfilos por su papel de mala total en 'Desde Rusia con amor' (Terence Young, 1963, una de las mejores entregas del agente 007), y de condesa celestinesca en 'La primavera romana de la señora Stone' (1961) -única película del director teatral José Quintero-, basada en un relato tortuoso de Tennesse Williams, con Vivien Leigh y Warren Beatty como protagonistas. Lotte estuvo a la altura de las dos estrellas. Quizá incluso mejor. Más perversa y divertida.

Tomás Verdú. Del reparto de 'L'Opera de tres rals' seguro que, por razones biográficas, me emocionará especialmente el trabajo de Tomás Verdú. Lo haga muy bien o regular, aunque apuesto doble contra sencillo a que lo hace magníficamente. Tomás tiene 21 años y es hijo único del pintor Joan Verdú, gran amigo mío fallecido el pasado noviembre, y de Carmen Luján. Hace de esto diez años, cuando me reunía con ellos en su casa de Alginet o en el restaurante Joaquín Schmidt, de Valencia, Tomás, entonces un niño, apenas nos prestaba atención a los mayores. Todo su interés lo centraba en los video-juegos de su PlayStation.

Timidez y osadía. Una década después Tomás es un joven apuesto, muy trabajador, con ramalazos entre la timidez aún infantil y la osadía de los supervivientes. Si de pequeño le hubiese hablado de Bertolt Brecht, Lotte Lenya y Kurt Weill, no me habría hecho ningún caso. Los tres nombres le habrían sonado a chino.

Pasa el tiempo. Tomás Verdú Luján quizá sea él quien ahora me cuente cosas apasionantes sobre aquellos tres talentos que lograron huir del horror nazi. Tomás es un adulto y ya sabe que la vida va en serio. Sí, el tiempo pasa a velocidad de vértigo.

Fotos

Vídeos