Soledad en los hogares

JOSÉ-ANTONIO BURRIEL

La soledad sigue instalándose en los hogares españoles y ya está instalada en uno de cada cuatro, lo que se traduce en que hay 4,68 millones de personas que viven solas y, de ellas, 1,96 millones tiene más de 65 años. En España, según los últimos datos correspondientes a 2017, hay 18,47 millones de hogares, 66.700 más que un año antes, y su tamaño medio es de 2,49 personas, según refleja la Encuesta Continua de Hogares difundida por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Según estas cifras, el 10,2% de la población española, que asciende a 46,07 millones, vive sola (un 1,1% más que en 2016). El 25,4% del total de hogares. ¡Impactante noticia, impactante porque la soledad es muy dolorosa para quienes viven en ella! ¿Lo es para la sociedad?

Hace tiempo supe de la existencia de una ONG que se dicaba a hacer compañía a los ancianos que vivían solos. Admirable. Como también supe de ancianos que alquilaban una habitación a jóvenes a cambio de que le hagan compañía. Gran idea. Y todos, o casi todos, tenemos vecinos que están solos entre sus cuatro paredes. ¿Qué hacemos por ellos? Porque si no hacemos nada, estamos nosotros en soledad, en la soledad de nuestro egoísmo, individualismo o exclusión buscada por soberbia o cualquier otro detalle negativo de nuestra personalidad.

Parece, así lo indican algunos datos, que el bienestar social crece. Pero la pobreza está a nuestro lado, también la soledad y la exclusión. Y esos problemas no se resuelven solamente en los presupuestos. La discriminación salarial tiene remedio, como el aumento del empleo puede ayudar a decrecer la pobreza. El tema de las pensiones es importante. La soledad exige el compromiso de las personas de vivir en sociedad, es decir, de ser conscientes de que somos seres sociales.

Fotos

Vídeos