Simone Veil

La primera fila es importante en un concierto, en una conferencia, en el teatro y, en esta época del año, en una playa

Carmen Velasco
CARMEN VELASCOValencia

La primera fila es importante en un concierto, en una conferencia, en el teatro y, en esta época del año, en una playa. Cuantas menos personas pueblan una cala, más azul y más propia parece. De ella, como cantaba Serrat, «jugando con la marea te vas, pensando en volver». El mar es un conjunto de olas sucesivas, igual que la vida se compone de días y horas. Cada ola es un combate, escribió Manuel Vicent. En 'Peces de ciudad', Sabina, que actuó el pasado martes en Valencia, recomienda no regresar a los lugares donde se ha sido feliz, pero quizá no sea del todo cierto. No sólo porque las canciones mienten, sino porque a disfrutar de las segundas (terceras, cuartas...) veces se aprende. A no caer derrotado en la primera ola, también. Quien resistió todo tipo de golpes fue Simone Veil, recientemente fallecida. Superviviente del Holocausto y beligerante feminista, que hubiera cumplido 90 años el próximo 13 de julio, luchó por situar a las mujeres en la primera fila de la acción política.

Fotos

Vídeos