SIEMPRE ES MÁS FÁCIL CORREGIR DESDE EL TRIUNFO

FERNANDO GÓMEZ

A ver si ahora ganamos más por pegada y ataque que por saber defender! Una nueva victoria del Valencia, en Mestalla esta vez, que aúpa al equipo valencianista a la tercera posición en la tabla clasificatoria. Los nuestros no estuvieron tan convincentes como en otros compromisos, pero la dinámica sigue siendo muy positiva, y el resultado, a pesar del juego y de la cercanía en el marcador por momentos del Athletic Club, nunca pareció correr peligro extremo. O al menos, eso sentí yo. Un Athletic que viene arrastrando problemas estructurales, y afrontando un dificilísimo cambio de ciclo, que nunca es fácil acometer cuando de una filosofía tan peculiar se trata. Así sucede en el club vasco: jugadores ya veteranos, que han ofrecido un enorme rendimiento y que poco a poco han de dejar paso a las nuevas generaciones, que además nacieron en la tierra, y con los que se cuenta de forma obligatoria. Pongámonos en su lugar, un Valencia integrado totalmente por futbolistas nacidos en la plantilla. ¡Sí o sí! Primera parte solvente, al menos en lo que al resultado se refiere. Llegar al descanso con ventaja de dos goles concede una tranquilidad relativamente alta a la hora de afrontar la segunda mitad. Goles de Zaza y Parejo, este último de penalti, dejaban diferencia clara. Sabíamos que con Aduriz y Raúl García en el banquillo, al menos en el aspecto ofensivo, el cuadro bilbaíno iba a tener problemas de carácter y en ataque, como se demostró en la primera parte. Pero también es cierto que su salida en los posteriores cuarenta y cinco minutos, algo nos podía complicar, como así fue también. Cuando nos enfrentamos a Las Palmas ya lo comenté: «Es un grupo de jugadores con problemas, sin alma». Ya no tienen el mismo entrenador. Pues con el Athletic me está pasando lo mismo. Esperemos que Ziganda aguante un poco más. La entidad vasca no es muy proclive a decisiones fuera de lugar y en tiempo no procedente, pero dificultades las tienen, seguro. Y en el Valencia los delanteros siguen marcando, y a pesar de los goles encajados, se gana. Fantástico arranque de temporada, sin conocer la derrota, en lo alto de la clasificación, y aumentando confianza y seguridad en lo que se está haciendo. Y además, siempre es más fácil corregir desde la victoria. Nadie recordará en unos días cómo se jugó, o si el Athletic pudo o no sacar algo positivo en feudo valencianista, sólo veremos los tres puntos añadidos en el casillero. Jugó Soler por el centro y volvió Neto. Decisiones absolutamente lógicas. Independientemente del rendimiento y el juego, es lo que todo el mundo que conoce el equipo y el fútbol haría sin complicarse más. Dos semanas hasta que vuelva la Liga. Asentamiento de ideas, práctica de tácticas, tanto a nivel defensivo como ofensivo, y trabajo físico en busca del rendimiento a corto y medio plazo. Esperará el Betis, un equipo que tampoco ha empezado nada mal la temporada. Con modelo de juego y filosofía distinta a la nuestra, pero también válida al fin y al cabo. Menos correspondiente a un club que tiene otros objetivos, pero aceptable y valorable también.

Fotos

Vídeos