Sensores para ofrecer los vinos que prefieren los consumidores

REDACCIÓN VALENCIA.

El uso de la sensometría será básica en la enología moderna para poder ajustar la producción de calidades de vinos a las preferencias de los consumidores, según ha puesto de manifiesto Antonio Tomás Palacios, enólogo y biólogo, en las XIX Jornadas Técnicas de la Denominación de Origen Valencia. El ponente explicó que «gracias a la sensometría podemos medir las sensaciones del consumidor para optimizar el mercado y adecuar los productos al mismo». Un aspecto fundamental para «ser más competitivos, porque podemos saber cual es la forma de producir, de hacer vinos y donde venderlos, cómo y con qué aceptación».

El investigador Ignacio Buesa (del CEBAS-CSIC-IVIA) expuso «nuevas estrategias vitícolas para sincronizar la madurez tecnológica y fenólica de las uvas». Hizo un repaso de los sistemas de conducción, manejo del suelo, riego, resaltando la importancia del concepto 'terroir', que abarca la combinación de suelo-clima-ecología.

Luis Bailón, especialista en medicina preventiva y salud pública, habló sobre la presencia social del vino en la dieta y la historia mediterránea y sus beneficios para la salud. El presidente de la DO, Cosme Gutiérrez, mostró su satisfacción por las cifras de comercialización del último año, alcanzándose los 55 millones de litros, de los cuales se destinaron 37 millones de litros a la exportación y 18 al mercado interior, que va en aumento.

Se distinguió a tres viticultores: Encarnación Recio, de la Bodega Santa Bárbara de Titaguas; Miguel Adrián, de Villar del Arzobispo, y Antonio Belenguer, de La Font de la Figuera. También a Bodegas Arráez (La Font), por su trayectoria innovadora, y a Bodegas Reymos (Cheste) por su centenario.

Fotos

Vídeos