No señale, concejala, no señale

PEDRO ORTIZ

Hui he intentat esmorzar a la cafeteria Cleos, al costat del centre d'especialitats de Burjassot , però no ha pogut ser per «problemes lingüístics»... Resulta que no sabien el significat de la paraula «pa»!". Este era el tuit que publicó hace unos días Maria Viu, concejala de Burjassot por Compromís. Concejala y más, mucho más: presidenta de la Comisión de Educación, Patrimonio, Cultura, Deportes y Juventud de la Federación Valenciana de Municipios y Provincias, si es que se me permite escribirlo en castellano.

Porque a Maria no le gusta que le atiendan en castellano y cuando alguien lo hace coge su móvil, como un Johnny moderno, y le dispara en Twitter: ahí lo tienen, la cafetería Cleos, la que está junto al centro médico. Y con foto, que se va a enterar el castellanohablante éste. Que se sepa. Ese bar no le agrada a toda un autoridad de Burjassot y de la CEPCDJ de la FVMP, que serán más o menos las siglas de su pomposo cargo.

Hay que señalar al disidente, hay que marcar los establecimientos que no hacen lo que yo quiero que hagan, que es priorizar la «lengua propia» y para eso un concejal debe actuar sin titubeos: allí no vayan, que uno de los camareros, ojo, solo uno de los camareros, el que atendió a la concejala, aún no sabe qué significa «pa». Ni café aguado, ni cerveza caliente, ni bocadillo empalagoso, ni cocina sucia, ni precios desorbitados. Todo es magnífico, pero uno de los camareros desconoce qué significa «pa». Sacrilegio. Te has topado, pobre camata, con un agente ful de la policía lingüística.

Hace un par de días se supo que un médico que lleva 20 años trabajando en Mallorca no podrá presentarse a las oposiciones del Servicio Balear de Salud porque no sabe escribir correctamente «alergia» en catalán. Cayó en una pregunta de gramática del examen de la Dirección General de Política Lingüística y ahora no podrá actuar como médico.

La fiebre va más allá de lo políticamente correcto. También en la Comunidad Valenciana, la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos denuncia la iniciativa del Consell de exigir el C1 de Valenciano al personal sanitario, como recoge el anteproyecto de ley de Función Pública ya aprobado.

El bar de Burjassot, abierto hace 30 años, ha recibido posteriormente mensajes de apoyo de toda España y visitas de los clientes de siempre y de muchos clientes nuevos que quieren dar su respaldo a la cafetería. «Con buen rollo te entiendes con todo el mundo», dice el propietario. Para eso están los idiomas, para entenderse y unir y no para separar. Los lingüistas oficiales no pueden impedir que un médico cure o que una cafetería tenga un magnífico servicio. Y menos las autoridades, a las que hay que demandar contención. Por lo menos, que no señalen, que si es maleducado señalar con el dedo es mucho más grave hacerlo públicamente con un tuit.

Fotos

Vídeos