DE SECCIÓN ESPECIAL

MIKEL PAGOLA ERVITI

Ayer, la Plaza del Ayuntamiento de Valencia enmarcó una excepcional obra pirotécnica. José Manuel Crespo Vidal se lució no sólo por lo inmenso de su creación pírica sino por la fantástica profusión de detalles y por el elegantísimo acabado de los mismos. No les voy a mentir diciéndoles que en las mascletás, como en las fallas, también hay, oficiosamente, una Sección Especial. Y tal cual pasa con el monumento ganador de este año, el de Pere Baenas para Convento de Jerusalén, la disparà de ayer de Valenciana fue tan grande, interesante y abrumadora como maravillosamente ensamblada. E, igualmente, contó con una pintura absolutamente impresionante: con efectos de relámpagos verdes y rojos en recorridos del derecho y del revés, y en anillos aéreos, y con humos de los colores 'seyneros'. La mascletá se plagó de aciertos: la repetición de los recorridos de los flashes, además de derrochar color hizo que se entendieran muy bien los movimientos efectuados. Estos fueron claros y precisos, aportando mucha definición a esta orgía de fuego. Izando la Senyera más de una vez logró una identificación clara de la realización estética de barras verticales rojas y amarillas coronadas con friso azul. Los tiros unísonos de serpentinas de color de dos tipos de potencia (de menos y de más), repetidamente, crearon un interesantísimo repique aéreo. No es lo mismo una falla colosal, sólo en tamaño (o en este caso sonido), que una en la que además todas las piezas encajan perfectamente, que está súper trabajada y en la que hay un clarísimo y envidiable sentido estructural y de ritmos visuales/sonoros. Hubo traca valenciana ¡con golpeadores!. El terrestre empezó pequeño, con pocos grupos, para evidenciar, luego, su amplificación sonora final brutal. El terremoto entró con pocos ramales o 'calles', dulce dentro de su sobrecogedor protagonismo y, además, contó con todos sus santos sacramentos: entrar en dirección natural del fuego y mecanizado con estopín. El bombardeo, todo un colosal torrente de tronares, paró con un esponjoso y correctísimo golpe final.

Fotos

Vídeos