Santiago quiere morir tranquilo

Pedro M. Campos Dubón
PEDRO M. CAMPOS DUBÓNValencia

Hay decenas de personajes esta semana. Entre los candidatos estarían, por supuesto, el huido Puigdemont y el hombre tranquilo Rajoy -el presidente siempre se sale con la suya con la táctica de lluvia fina, sus ocho horas diarias de sueño y su curiosa caminata matinal-. Pero no. El elegido es Santiago. De Guadalajara. Enfermo de cáncer. Padre de Trouvé, Quickly, Pichuli, Morita, Peludra y Leona. Y buena persona. Sabe que se muere y no quiere dejar desamparados a sus perritos. Por eso, con sus tecnológicos 87 años ha grabado un vídeo para encontrar una familia de adopción que cuide a sus retoños cuando él ya no esté. Santiago ha dado cariño y pide cariño. «Necesito que les den mucho amor, como les he dado yo. Son como mis hijos. Me quita el sueño y ya no tengo fuerzas para cuidarles», ha insistido este amante de los animales, que durante su vida ha tenido entre sus inquietudes el rescate de perros abandonados para darles un hogar. Ha sido tanta la repercusión que se ha creado el hastag #ElSuenoDeSantiagoADOPTA para que la historia llegue al mayor número de personas. Tener un animal en casa no es ningún juego. Hay que ser responsable y saber las contraindicaciones. A un perro hay que sacarlo a la calle varias veces al día, se puede hacer pis en casa y suelta pelo sin cesar. Pero ofrecen tanto que abruma. Lo dicen todo con una mirada. No sonríen, pero con un movimiento de orejas o cola sabes su estado de ánimo, ofrecen una agradable compañía y tienen una intuición única para descifrar que te encuentras mal y darte todavía más calor del habitual. Acaba convirtiéndose en uno más de la familia. Y la de Santiago se truncará, parece que pronto, pero con su prole bien asegurada. Un hombre valiente, considerado y que mira de cara a su futuro. El personaje.

Fotos

Vídeos