NO LO SABEN PORQUE NO SE LO EXPLICAN

VICENTE LLADRÓ

Hay muchas cosas que no se enseñan en las escuelas, no figuran en los programas educativos, por eso topamos con nuevas generaciones que desconocen muchas cuestiones que tienen al lado mismo y nadie se las ha explicado.

Te das cuenta de hasta donde alcanza la tergiversación de algunas opiniones agraristas actuales si atiendes en directo sus atrevidos planteamientos. Porque una cosa es que vayas escuchando la salmodia del km 0, soberanía alimentaria, los fitosanitarios son venenos, todo ha de ser ecológico por obligación... y otra que tengas enfrente a alguien que con tono de autosuficiencia suelte, en plan 'yo estoy en lo cierto, los demás no', que sí, que lo de la agricultura de proximidad no es una pose pasajera, sino un objetivo claro de esta nueva ideología que impregna determinados estratos de la población.

Entonces te planteas: a ver, estamos en un debate sobre el futuro del sector agrario y cómo hacer las cosas de modo que sea sostenible en todos los planos (en el medioambiental, sin contaminar; en el social, que haya empleo y alimentación sana; y en el económico, o sea, que dé de comer también al agricultor). En el estrado hay representantes de organizaciones agrarias; se supone que el asunto se ha de situar en el plano profesional, y ahí se colocan La Unió de Llauradors, AVA-Asaja, UPA y Cooperatives Agroalimentàries, pero la representante de COAG sorprende al criticar a las grandes compañías y hablar de la explotación de los recursos naturales, e insiste en defender que las cosas han de cambiar hacia una agricultura de soberanía alimentaria, de proximidad, sin pesticidas, casi sin agua... Como si fuera de subsistencia, que cada cual cultive lo suyo, y si le sobra un poquito de algo, que lo cambie por otro poquito del vecino.

¿Será así o lo habremos entendido mal?, ¿olvidan que somos líderes en exportación de cítricos, vinos, frutas y hortalizas...? ¿Acaso no sabrán que en cada sitio se produce lo que las condiciones climatológicas y el conocimiento determinan que sea más factible, y que luego se trata de vender naranjas a quienes no las cultivan, y de paso les compramos lo que nos falta (trigo, carne, máquinas..? ¿Será posible, a estas alturas, tamaña laguna?

Para salir de dudas lanzas la pregunta, a ver si la respuesta aclara algo. ¿Pretenden que seamos autosuficientes en todo y los demás también?, ¿tendremos que dejar de producir más naranjas de las que necesitamos y renunciar a exportarlas a otros países? Pues sí, efectivamente, eso es lo que pretende esta ideología agrarista; la representante de COAG lo dejó claro: No tiene sentido transportar alimentos a miles de kilómetros, eso no es sostenible. O sea, hay que buscar la autosuficiencia del km 0, y si alguien quiere comer salmón, cuando vaya de turismo a Noruega. O tampoco, que el avión contamina.

Menos mal que el presidente de Cooperatives Agroalimentàries, Cirilo Arnandis, aclaró que su cooperativa de L'Alcùdia agrupa a 1.600 pequeños agricultores (una hectárea de media) que viven de producir 70.000 toneladas de cítricos, kakis y otras frutas y hortalizas y exportar la mayor parte a donde no pueden cultivar estos alimentos.

Aunque parezca que es harto sabido el principio básico de que cada cual produce lo que puede y sabe, vende a otros el excedente y con el dinero obtenido puede comprar lo que no tiene, convendría explicarlo de forma sistemática, visto lo visto.

Fotos

Vídeos