ROCA REY, ¿SERÁ EL ELEGIDO?

PEDRO TOLEDANO

Como aficionado con inquietudes, me gusta reflexionar sobre cuantos asuntos rodean y afectan a la Tauromaquia, tema complejo donde los haya pues no en vano genera controversia, admiración y rechazo y se mueve, en apariencia, al dictado de las actuaciones de los taurinos. Justo ahora, cuando da comienzo el gran ajetreo de la temporada, me ha dado por analizar los ritmos generacionales de nuestra fiesta por excelencia.

Desde que tengo uso de razón taurina, a finales de la década de los cincuenta, he observado los vaivenes, a veces suaves colinas y a veces precipicios por los que parecía despeñarse esta fiesta en cada generación. Había siempre motivos para desconfiar, que si el adocenamiento de las figuras que si la casta de los toros, que si la ausencia de valores emergentes, que si los manejos de los empresarios. Siempre había un motivo para suponer que la cosa tenía fecha de caducidad, pero siempre, al menos que yo recuerde, cada vez que arreciaba la tormenta del pesimismo, aparecía un genio que atenuaba los errores y los defectos y ponía en evidencia el potenciar que siempre tuvo la fiesta brava.

Sé que es solo una pequeña intromisión en asunto tan serio, pero tengo para mi, que algunos toreros, llamémosle, especiales, han contribuido con su personalidad a dilatar en el tiempo y en las conciencias el valor del noble arte de lidiar toros bravos. En la posguerra fue Manolete quien dejó tras de sí un vacío espectacular, cubierto en gran medida por buenos toreros. Fueron luego El Cordobés, en los sesenta y parte de los setenta, o Paco Ojeda a continuación, éste compartiendo momentos estelares, y muy puntuales, con Curro Romero, y más recientemente José Tomás, quienes lograron darle vuelo mitológico a la figura del héroe en la arena.

Es lo que tienen ciertas personalidades míticas, que se inventan y traen el delirio y con eso consiguen que las plazas vuelvan a verse atestadas, espléndidas. Ahora que José Tomás parece reacio a devolvernos la intensidad de su Tauromaquia, necesita la fiesta un nuevo mito que la ilumine. Hay más candidatos, pero Roca Rey está jugando fuerte, ¿será el elegido?

Fotos

Vídeos