RELIGIÓN ES MÁS

VICENTA RODRÍGUEZ

Algunos han celebrado que se pueda impartir religión islámica en las escuelas públicas, como un triunfo de progresía política. La importancia del hecho es más profunda. Es el reconocimiento de la asignatura de religión como una raíz fundamental en la formación de la persona. Sin Religión el ser humano pierde el desarrollo de la dimensión de interioridad y de trascendencia. Es un derecho constitucional, que reconoce la libertad de las familias para elegir el tipo de formación religiosa y moral, que desean para sus hijos. En la enseñanza privada concertada, hay alumnos de diferentes confesiones religiosas que conviven diariamente y se complementan, sin ningún problema. La asignatura de religión tiene un carácter cultural, tratada con rigor educativo. Es una propuesta curricular que contribuye a generar un pensamiento libre y abierto, ayuda a alcanzar madurez personal, colabora en el diálogo interreligioso, tan necesario en nuestros días; desarrolla los valores de justicia y paz. El alumnado, sea o no creyente, puede cursar la asignatura porque respeta la diversidad de creencias, tiene valor académico, se evalúan contenidos curriculares y no la actitud creyente (la participación en actividades religiosas es voluntaria).

En los centros católicos, más allá de la asignatura, hay otros elementos inherentes: se respira la misión evangelizadora, se siente la acogida a los distintos, se experimenta la riqueza de la diversidad, se vive el compromiso social con la inserción en el barrio y la interacción con otras instituciones. Desde hace años, los proyectos educativos, contemplan «el desarrollo integral de la persona» esto es inseparable de la religión, para el alumnado, sea cual sea su credo. Las materias que se imparten, han buscado la innovación metodológica para desarrollar mejor el aprendizaje; la asignatura de religión católica se ha incorporado a este proceso en igualdad de condiciones. Deseamos que la materia islámica busque el mejor desarrollo metodológico y personal de su alumnado y sus profesores tengan una preparación académica excelente. Privar a los alumnos de esta asignatura, como pretenden algunos políticos, sería amputar una valiosa contribución para la formación de ciudadanos comprometidos por mejorar la sociedad y libres para elegir el bien y la verdad.

Recibir religión católica o islámica es MÁS y mejor para nuestro futuro.

Fotos

Vídeos