REBAJAS DE LOS MÓDULOS DEL IRPF

VICENTE LLADRÓ

Por primera vez, la Orden que el Gobierno suele publicar cada año con las reducciones de módulos del IRPF para distintas producciones agrarias, en atención a haber sufrido circunstancias negativas, ha aparecido justo antes de iniciarse el periodo para la presentación de las declaraciones de renta.

Todas las organizaciones del sector han señalado este acierto oficial, que el año pasado, si no recordamos mal, ya tuvo un buen precedente, pues se publicó la Orden al principio de dicho periodo.

Con anterioridad, lo habitual era que las ocasionales rebajas de módulos agrarios aparecieran cuando ya estaba muy adelantado el plazo, con lo que ocurría que muchos interesados no llegaban a enterarse a tiempo, o habían presentado ya la declaración y tenían que hacer otra complementaria con los nuevos índices aprobados, o si se cruzaban reclamaciones para que se corrigieran 'olvidos', se esperaba hasta el último momento para ver si llegaba la nueva reducción solicitada.

Con la publicación de la Orden antes de empezar, todo el mundo tiene claro en el campo español a qué atenerse. Incluidos quienes se sientan perjudicados, olvidados o agraviados porque sus producciones, sus comarcas o sus municipios no han sido incluidos en la normativa, o consideran que no se les ha atendido con la intensidad que hacían albergar las inclemencias meteorológicas u otras condiciones adversas que sufrieron el año pasado. Porque en estas situaciones, al saberse con la suficiente antelación el alcance de la Orden, cabe reclamar con tiempo, aportando los argumentos necesarios a los ministerios de Agricultura y de Hacienda, para que se puedan estudiar -tres meses por delante-los pormenores esgrimidos y llegar a aprobar, si es el caso, las correcciones oportunas.

Porque, como es habitual en estos casos, pese a la amplia felicitación que desde las organizaciones agrarias se ha mostrado por la celeridad de la normativa, no han dejado de apuntarse lagunas, anunciándose solicitudes al Gobierno para que se corrijan.

No obstante, los interesados, y en su representación las organizaciones agrarias, cooperativas, comunidades de regantes y demás formaciones del sector, deberían estar más atentos a estas cuestiones a lo largo del año, no sólo al final. El hecho de que se vean beneficiados unos municipios y no los de al lado no se debe al supuesto 'capricho' de quien confeccione en última instancia el listado, sino a la pasividad de los propios agraviados, que no se han preocupado a tiempo de que alcaldes, concejales de agricultura, presidentes de cooperativas, entidades de riego y técnicos de consellerias elevaran los informes pertinentes sobre los daños padecidos en cada sitio, para que los tuvieran en cuenta al confeccionar las rebajas de módulos.

Más

Fotos

Vídeos