La fea realidad

ROSA BELMONTE

Yo me bajo antes de la próxima. ¿Y usted? En los autobuses nocturnos de Vigo las mujeres pueden decir al chófer dónde quieren parar dentro de la ruta (donde la discoteca o su casa les quede más cerca). Una medida que piensa de verdad en las mujeres. Las plataformas feministas, valorando la buena intención, recuerdan que el foco debe ponerse en los agresores y no en las víctimas (piden que haya más policías, más luz, más educación en el respeto). Pasó lo mismo cuando al Ministerio del Interior se le ocurrió dar consejos (no hacer auto-stop, no caminar por descampados, no exhibirse en casa con las cortinas abiertas.). Y ocurrió fuera cuando Chrissie Hynde contó que la habían violado (»Si voy por ahí en bragas y borracha, ¿de quién es la culpa?»). Demonios, no se trata de trasladar responsabilidades. Se trata de la fea realidad. Hay que cuidarse y estar en alerta permanente, guste o no. Cómo poner pegas a un ayuntamiento sensible.

Fotos

Vídeos