LO REAL Y LO VIRTUAL

JOSÉ-ANTONIO BURRIEL

Un reto para un trabajo de estudiantes de periodismo o comunicación: hacer una reseña de la moción de censura según las redes sociales. Y me aventuro a afirmar, con casi la total seguridad de que acierto: cualquier parecido con lo visto en la tele -ahí están las videotecas- o con lo transcrito en las sesiones será ciencia-ficción. Fueron tan largas las peroratas que tiempo hubo de tuitear y comentar, tanto por parte de sus señorías, como por parte de los seguidores de un partido y otro. Y el ascua se arrimaba a su sardina, como es lógico. Lo desagradable del tema es que los improperios saltaban como chispas, también los insultos y descalificaciones, toda suerte de desvaríos en beneficio del líder y de las siglas del partido. Bueno, eso es lo que tenemos cuando existen dos realidades: lo que se dice ante la luz de los taquígrafos, y lo que la llamada realidad virtual se traslada em las redes sociales.

Una realidad virtual -la plasmada en las redes sociales- con una característica bien definida: la ideología por encima de cualquier otra consideración, incluso de la verdad y de los datos y de la realidad-realidad. Que uno quiera defender su visión de los hechos y de la sociedad, es lógico. Pero que se haga bajo el prisma del sectarismo -es decir, solamente yo poseo la verdad, los demás son unos ignorantes- es inadmisible para quien afirma defender la libertad de las personas. Y cuando se vive del sectarismo -la ideología mal entendida-, no se defiende la libertad, sino la imposición, o con otras palabras, la dictadura del pensamiento único.

Por cierto, tal actitud ideológica falsa o sectarismo lleva a un revanchismo feroz. ¿Creen ustedes que con el revanchismo vamos a alguna parte? ¡En modo alguno! Más bien vamos hacia al retroceso en la vida de la sociedad, hacia una perspectiva que asusta, al menos a mí me asusta, hacia un regreso en lugar del progreso. Cuando la sociedad se divide en buenos y malos... ¡apaga y vámonos! ¿Quiénes son los buenos y quienes los malos? El dilema está servido, y sus resultados patentes en la historia.

Fotos

Vídeos