Un racista en la Generalitat

J. SÁNCHEZ HERRADOR

Alguien que habla de los españoles como lo hace el ya presidente de la Generalitat catalana solo puede calificarse de una manera: el señor Torra es un racista integral que destila ese odio visceral tan característico del xenófobo. Un racista es un tipo despreciable que desconoce el adjetivo indefinido 'algunos' y que tampoco utiliza otros adjetivos como 'determinados' o 'ciertos'. Por eso Joaquim Torra habla de los españoles en general, como especie, como raza inferior, pues de lo que se trata es de fomentar la cohesión del grupo social propio mediante el odio hacia otros seres a los que se considera poseedores de todos los males. El presidente de la Generalitat piensa que los españoles sin excepción son sinvergüenzas, expoliadores, ladrones, pijos, aniquiladores y locos. Con este discurso y con los llamados Comités de Defensa de la República señalizando a todo lo español tenemos la combinación necesaria de pensamiento y acción para que el aislamiento social y la violencia ambiental hagan el resto. Y ese objetivo último es causar la desesperación y la segregación de los catalanes que se sienten españoles para que finalmente tiren la toalla y huyan o, quizás peor, claudiquen, o incluso se transformen por miedo o por pura supervivencia y adopten el pensamiento de los que insultan, dividen y violentan. El proceso es lento pero irreversible a pesar de que aparentemente el Estado se anote algunas victorias jurídicas. Porque el racista no tiene prisa y sabe que su triunfo está en el campo de las mentalidades y las ideas y su laboratorio político usa la ingeniería social y la propaganda. Rajoy ya tiene sus Presupuestos, pero no creo que los constitucionalistas catalanes ni los demócratas españoles estén tranquilos.

Fotos

Vídeos