QUINA QUE VALE ORO

KIKE MATEU

Semana copera en la que la locura se ha instalado en nuestro fútbol. Mientras hoy el Valencia se juega el ser o no ser en la Copa, tras la derrota liguera en Las Palmas, el Real Madrid aguarda en el horizonte en un duelo directo por la Champions. Y con Villarreal y Sevilla a la espera de ver cómo resuelve Marcelino la ausencia de centrales ante el Real tras la autoexpulsión de Paulista y la patochada arbitral con Vezo. Muy grave lo del brasileño, pero más aún la ausencia de respeto que al Valencia le tienen sobre el césped. Antes termina Damián un partido con el Getafe que Vezo con el Valencia. Piénsenlo. La Liga se comprime, la Copa se ha convertido en un abismo a cara o cruz y las expulsiones un drama. Y que Garay no se constipe, por favor. Pero nada de esto consiguió cambiar el gesto a Marcelino ayer en rueda de prensa. Solo le cambió la cara a blanco nuclear cuando le preguntaron si aceptaría un saudí impuesto en el vestuario del primer equipo y si veía posible que esa circunstancia se pudiera producir. ¿Yo?¿Pero qué me estás contando?, le faltó decir al asturiano. Antes de aceptarlo se marcha. Me la juego. Pero muchos otros si han tragado quina a precio de oro negro. La semana pasada me preguntaba cómo era posible que el Levante UD le dedicara tres tristes líneas de defensa pública a Lerma tras el ataque racista que recibió sobre el césped. Se me ocurrió preguntarme cómo no salía la institución a morir por el jugador haciendo todo lo posible para que la LFP sintiera la presión necesaria ante un hecho de tanta gravedad. No me ha hecho falta ni una semana para entenderlo todo. El Levante ha aceptado, junto a otros gloriosos clubes, la octava maravilla pecuniaria inventada por Javier Tebas; que los asientos del vestuario de un primer equipo coticen en euros y no en talento, trabajo y esfuerzo. Así pues no podemos pedir al club granota que defienda a sus futbolistas ante la Liga cuando dedica más tiempo a intentar convencernos que estaban siguiendo a Al-Muwallad desde tiempos inmemoriales que a defender a Lerma de insultos racistas. Ya lo tenemos claro para siempre. Y ahora que ustedes también lo saben, ahorren uno eurillos y pásense por Orriols que quizá puedan cumplir su sueño de ser futbolistas. Razón; LFP y/o LUD. Se incluyen mensajes en las redes sociales, informes favorables de la dirección deportiva, foto de presentación con la camiseta y asiento en el vestuario del ciudad de Valencia. Entrenamientos asegurados y posibles convocatorias. De momento no podemos asegurar que Muñiz, un gran técnico atrapado por la realidad, le haga hueco en el once. Pero ojo. No descarten nada. Ustedes saquen la chequera y ya vamos viendo. Y suerte al jugador saudí, que ninguna culpa tiene. Tuerce botas seguro que no es. Pero no hablamos de eso.

Fotos

Vídeos