¿Dónde quiere llevarnos la CUP?

¿Dónde quiere llevarnos  la CUP?
reuters

Conviene que los ciudadanos conozcan quién es, qué es y lo que pretende la CUP, un partido político con gran influencia en la vida de los catalanes y también de los españoles a pesar de que sólo representan a un número pequeño de ciudadanos en Cataluña y alguno de sus Ayuntamientos, pero que va extendiéndose poco a poco a otros territorios españolescomo Valencia.

La CUP (Candidatura de Unión Popular) nace como un movimiento inspirado en la alianza de izquierdas encabezada en Chile por Salvador Allende. Fue al principio un conjunto de grupos asamblearios para transformarse en partido político en 1987. Es un partido de extrema izquierda radical que dentro de Cataluña tiene como uno de sus objetivos la independencia del resto de España, además de la salida de la Unión Europea y de la OTAN. Es decir, el aislamiento de lo que constituye nuestro entorno democrático, libre, de derechos y del mundo civilizado del que participan Europa y España.

Cuando estábamos satisfechos por seguir un camino de unión con otros países de los que un día, afortunadamente lejano, fuimos enemigos, ahora quieren romper esa unión y establecer nuevas fronteras, no sabemos si para que no salgan los que están dentro (como ocurrió con el Muro de Berlín) o para que no entren los que están fuera no vayan a contaminarles su sentido de libertad. La palabra libertad no es de su gusto. Alguien dijo que desaparecerán las guerras cuando se eliminen las fronteras, pues ellos quieren crear una nueva. Está claro que prefieren la guerra, la revuelta, por aquello de que en río revuelto ganancias de pescadores.

Quieren que a los niños no los cuiden sus padres, sino «la tribu», cuando todo el mundo, menos ellos, tienen claro que lo mejor para un niño es el cuidado y el amor de sus padres. Nadie como ellos les ayudarán a construir su vida dentro de los valores de la responsabilidad, del respeto y de la solidaridad. Nadie como ellos puede guiarles con éxito en el difícil camino de la vida y nadie como ellos les darán un amor desinteresado y limpio.

Son anticapitalistas y han dicho que no les importa que las empresas se vayan de Cataluña. Las que queden tienen la intención de nacionalizarlas previa expropiación, como hace el chavismo. No quieren ni el capital generado en Cataluña ni ninguno que pueda venir de fuera. Es más, hasta han declarado que a ellos no solo no les importa, sino que apuestan, por un 'corralito' porque el único dinero que circule quieren manejarlo exclusivamente ellos. No les importa la pobreza en la que puedan quedar. La de algunos pueblos facilitó la implantación de un régimen totalitario (ellos lo son), como el comunismo, que ahogado en su propia ideología tuvo que acabar permitiendo que los pueblos que había sojuzgado volvieran a ser libres.

Rechazan los avances científicos y todo lo que huela a civilización y cultura. Sus mujeres utilizan el flequillo 'etarra' por un simbolismo que ignoramos pero que nos preocupa. En resumidas cuentas, rechazan el progreso y no nos aclaran por qué quieren sustituirlo, pero creemos que con ellos el único destino sería el regreso a 'la caverna'. O no saben, o lo han olvidado, que los primeros humanos se refugiaron en cavernas y vivieron en tribu porque era su única posibilidad de sobrevivir en un mundo tremendamente hostil. Pero no porque les gustara, en cuanto supieron y pudieron salieron de ella e iniciaron un camino, ciertamente difícil y arriesgado, en busca de otros horizontes que les facilitara una mejor vida, que les permitiera algo tan elemental como 'vivir'.

Han pasado miles de años en los que la humanidad ha creado progreso, cultura y valores que nos unen. Ha sabido crear un mundo mas unido y mejor que nos proporciona una vida en paz. No, no nos van a arrojar al precipicio que supone retroceder en la historia volviendo a tiempos que por duros y difíciles hicieron de la aventura de vivir una aventura extrema. Queremos seguir progresando hacia un mundo mas unido, mas libre y mas igualitario hasta alcanzar un día la utopía de un Planeta, diverso pero unido, en el que todos los ciudadanos compartan los mismos valores de paz, respeto y solidaridad.

Son izquierda radical, totalitarios, antisistema (lo dicen ellos) y el sistema que tenemos y queremos no es otro que la democracia. Son profundamente, y por definición, antidemócratas. ¿Porqué un partido así tiene cabida en un Parlamento que ellos eliminarían en cuanto tuvieran el poder en su mano?. En la democracia debe caber todo, salvo la antidemocracia.

En la última manifestación del 9 de Octubre en Valencia, junto a las senyeras valencianas iban esteladas catalanas independentistas, portadas por miembros de la CUP, con el visto bueno de Compromís. Para los valencianos eso constituye una provocación intolerable. En Valencia no queremos nacionalismos ni catalanismos, no forma parte de nuestra manera de pensar y de sentir. Los valencianos queremos seguir siendo lo que somos, con nuestra señas de identidad, las que tenemos desde que un día Jaime I nos convirtiera en un Reino Independiente dentro de la Corona de Aragón. Somos valencianos y españoles y queremos seguir siéndolo. Seguir amando la senyera, la bandera española y nuestros himnos y todo ello poder trasmitírselo a las generaciones futuras.

Es importante que nos conozcamos y les conozcamos. Sólo desde el conocimiento es posible defender la verdad.

Fotos

Vídeos