¿De qué se queja?

BORJA RODRÍGUEZ

Muchos de los que votaron en las últimas elecciones a Compromís o al PSPV por castigo al Partido Popular desconocían por completo el programa electoral de los partidos. Realmente conozco a muy pocos que se lean las ideas e intenciones en unas elecciones. De aquellos lodos vienen estos barros, y es que todavía más de uno se echa las manos a la cabeza con los proyectos puestos en práctica por el gobierno de turno. Sin ir más lejos, ayer y en pleno centro de Valencia, donde apenas circulaban coches, compartía conversación con viandantes y comerciantes de la zona y no daban crédito. Todo empezó cuando se nos cruzó uno de esos patinetes eléctricos, que por cierto van como un tiro y acabarán regulandolo de alguna manera, y una cosa llevó a lo del carril bici, y lo de las bicis a lo de la peatonalización y de ahí al desastre para el comercio y el acceso al centro de la ciudad. Bien, es un punto de vista cargado más o menos de razón con el que se podrá estar más o menos de acuerdo. Ahora tenemos carriles para bicicletas, para patinetes eléctricos, para patinetes clásicos, e incluso un día para la mujer que se mueve en bicicleta o ese en el que salen a pasear por la calle como Dios los trajo al mundo, por pleno centro de Valencia ante la atónita mirada de propios y extraños. Por lo menos llevan sillín. En resumen, los que votaron a Compromís por despecho al PP o por desencanto con los políticos de aquellos tiempos parece que olvidan o desconocen que esta realidad venía escrita en su programa electoral: mucha bici, mucha educación (a su manera), mucho adoctrinamiento y poco o nada de España y de respeto a las instituciones. Y fin del debate. Cada mochuelo a su olivo con las sensación de que en un año, tampoco se leerán el programa electoral.

Fotos

Vídeos