El próximo choque de trenes

VA DE BO!

Las grietas afloran. Dos consellers tienden ahora la mano a Puerto Mediterráneo mientras miembros de Compromís hablan de «barbaridad urbanística»

María José Grimaldo
MARÍA JOSÉ GRIMALDO

Comparto con el alcalde de Paterna, el socialista Juan Antonio Sagredo, la preocupación por esas frases y comentarios radicales y contundentes, que rozan el dogmatismo dice él y dogmáticos por completo digo yo, de los últimos días. Y me preocupan, imagino que como a él, porque no parten de ciudadanos anónimos que gobiernan sus casas sino de cargos públicos cuyas decisiones repercuten en la vida de los demás.

Sagredo no lo menciona pero yo sí le pondré nombre y apellido. «No habrá Puerto Mediterráneo. El proyecto comercial no encaja con el modelo de comercio que defiende este departamento». Las palabras son del director general de Comercio, Natxo Costa, a quien ya ha rectificado el conseller del ramo al aclarar que si el proyecto es sostenible y legal sí tiene cabida en su modelo económico. En menos de una semana, otro segundo, o tercero, que sale gallito.

Se avecina, me temo, un nuevo choque de trenes. Por más que la vicepresidenta, que ha pasado en 14 meses de asegurar que el expediente estaba cerrado a decir que si se ajusta a la legalidad seguirá adelante, se empeñe en repetir que el Consell del Botànic está hecho a prueba de bombas. Ayer mismo comprobamos que hasta los premios taurinos sirven para que se abran las costuras.

Las grietas del próximo choque ya han aflorado. El conseller de Economía y su compañera de Medio Ambiente han abierto de nuevo la puerta a una inversión millonaria rechazada en 2016 mientras miembros de Compromís, partido que gobierna junto al PSPV aunque el 82% de los valencianos no lo sepa (así lo recoge el barómetro de la Generalitat), ya han vaticinado que no se puede ajustar a la legalidad «una barbaridad urbanística especulativa que conduce al colapso medioambiental de la zona». Textual.

Ya se pueden emplear a fondo los responsables de Intu Eurofund, y cumplir todos los parámetros legales y medioambientales, que la nueva Ley de Ordenación del Territorio no puede bendecir «proyectos megalómanos». Por si las primeras acusaciones habían sabido a poco.

¿Y rozaba sólo el dogmatismo el asunto? ¡Qué correcto es el alcalde de Paterna!

Añaden en su comunicado Els Verds que las grandes superficies nunca han sido garantía de creación de puestos de trabajo. ¿Y las más de 21.000 personas que trabajan en ellas? Y recuerdan su apuesta por el comercio local. Yo, las denuncias de los comerciantes al comprobar cómo las principales calles de la ciudad están llenas de puestos de venta ilegal.

El director general de Comercio insiste en que el Consell se debe a las empresas, tanto a las pequeñas como a las grandes. Acabamos de comprobarlo con esa ofensiva de cargos públicos contra Consum porque en el ejercicio de su libertad acaba de decidir etiquetar sólo en castellano y eso, como Puerto Mediterráneo, «no gusta». Presidente, vaya preparando el casco. Lo del mestizaje puede volver a ponerse feo. Y todos no tienen su paciencia. Ni la de Puerto Mediterráneo.

Fotos

Vídeos