LA PRENSA DIARIA

TEODORO LLORENTE FALCÓ

LA VALENCIA DE HACE UN SIGLO

De aquellos diarios que tuvieron largos años de vida y que representaban distintos sectores de opinión, sólo ha sobrevivido a los grandes temporales económicos y políticos LAS PROVINCIAS, que aún continúa gozando de la confianza de la opinión.

·Este artículo pertenece a las Memorias de un setentón, una recopilación de evocaciones publicadas entre 1943 y 1948 por Teodoro Llorente Falcó, segundo director de LAS PROVINCIAS

Eran cuatro los que entonces (finales del siglo XIX) constituían la prensa diaria : LAS PROVINCIAS, dirigido por Teodoro Llorente y Olivares; 'El Mercantil Valenciano', del cual era director don Gonzalo Julián; 'La Correspondencia de Valencia', dirigida por don Clemente Lamuela, y 'El Correo de Valencia', cuyo director y propietario era don Ramiro Ripollés.

Todos ellos tenían una marcadísima significación. El primero era, ante todo y sobre todo, un diario muy valenciano, constante defensor de sus interese materiales y morales, y no pertenecía a ningún partido político, aun cuando mantenía las ideas sociales y políticas conservadoras. 'El Mercantil Valenciano' era periódico republicano, afecto a la política de don Nicolás Salmerón, y constantemente se estaba peleando con LAS PROVINCIAS, que no perdía ocasión de poner de manifiesto y de combatir sus extremos políticos. Estos diarios vendíanse a 10 céntimos. Lo de la 'perra chica' (cinco céntimos) lo introdujo 'La Correspondencia de Valencia', diario que se decía pertenecer a don Francisco Peris Mencheta, pero que en realidad era de su suegro, don Juan Guix, el cual, todas las tardes, al repartir el papel entre los vendedores, les indicaba la noticia que habían de vocear. Este periódico intensificó la venta callejera de los diarios. LAS PROVINCIAS y 'El Mercantil' vivían hasta entonces de la suscripción y su venta era casi nula. 'La Correspondencia' y después 'El Correo de Valencia', ambos diarios vespertinos y de 'aguileta' (una perra, cinco céntimos), explotaban el reporterismo minúsculo de la ciudad, y en esta clase de trabajos distinguiéronse don Luis Gil Sumbiela, don J. Ferrando Santana y don Edmundo de C. Bonet. 'El Correo' era más literario. En sus columnas publicó sus primeras novelas, como folletín, don Vicente Blasco Ibáñez. En cambio, 'La Correspondencia' era más popular, y esto le permitió más larga vida y resistir los cambios de empresa.

Durante el largo periodo en el que los citados cuatro periódicos absorbían la confianza de la opinión pública, salían otros muchos, unos de carácter político, como órganos de los partidos; otros puramente de noticias, y tres o cuatro con el matiz católico exclusivamente, todos los cuales morían a poco de salir.

Andando los años se consolidaron durante largo tiempo 'El Pueblo', fundado por el señor Blasco Ibáñez, y 'La Voz Valenciana', sostenido por un grupo de católicos y dirigido por don Miguel Cabanilles, y más tarde 'Diario de Valencia', como órgano de los carlistas, dirigido por don Luis Martín Mengod.

De todos los periódicos consolidados, LAS PROVINCIAS, 'El Mercantil Valenciano', 'La Correspondencia de Valencia', 'El Pueblo', 'La Voz Valenciana' y 'Diario de Valencia', que se publicaban al estar la guerra civil en 1936, sólo quedó LAS PROVINCIAS.

Fotos

Vídeos