CASI SE DIO EL PLAN QUE IDEÓ MARCELINO

No era empresa sencilla. El Valencia dejó la eliminatoria viva para Mestalla, pero también es cierto que para los catalanes, el haber ganado el partido de ida sin encajar gol también supuso obtener un resultado esperanzador. El Barcelona, hasta la fecha, sólo ha salido derrotado una vez esta temporada, y fue ante el Espanyol en el partido de ida de los cuartos de final de Copa, y sólo por uno a cero. Demasiado difícil, debía volverse a repetir, sin que marcasen en Mestalla y, además, que los nuestros venciesen por un par de goles de diferencia. Algo que no se ha dado hasta el día de hoy.

Pero el Valencia compitió, lo intentó. Marcelino optó por sorprender. Tres medios centros, Rodrigo alternando el marcaje a Busquets con la libertad de movimientos e incorporaciones al ataque cuando los suyos tenían la pelota, y Zaza y Vietto, otra vez Vietto, arriba. Replegado convenientemente, intentando evitar que el Barcelona hiciese gol, y esperando aprovechar alguna jugada que le pudiese dar el gol al contragolpe. Y casi se dio. El plan pudo haberse cumplido satisfactoriamente, al menos hasta el uno a cero, ya que el Barcelona no marcó en esa primera mitad y el Valencia estuvo a punto de conseguirlo en un par de ocasiones. También es verdad que acertar teniendo pocas oportunidades no suele pasar, pero a veces se dan chispas de fortuna que te ponen las cosas de cara. Claro que después se hubiese tenido que rematar, haciendo el segundo y sin que el Barcelona lograse ningún gol en la segunda parte. Y daba la sensación de que, de cumplirse el sueño, podría haber sido perfectamente la culminación, el desenlace del guión de una buena película.

Diría yo que incluso Valverde pareció colaborar en la remontada, eligiendo a André Gomes como integrante del once inicial, dejando a Coutinho y/o Paulinho en el banquillo. Pero no importa, este equipo, el Barcelona, no depende tanto de sistemas ni ve exageradamente reducida su capacidad de rendimiento colectivo porque un solo jugador no esté al nivel. Lo decisivo es su modelo de juego, la forma de interpretar y ejecutar de los futbolistas que están sobre el terreno de juego y MESSI.

Es admirable cómo se pasan la pelota. No hay equipo igual. Nadie es mejor. Podrán no ganar todo, pero no hay equipo mejor. Y salió Coutinho, y qué casualidad, fue a marcar su primer gol para el Barcelona en Mestalla. Y Marcelino hizo cambios tras el primer gol, con el ánimo de intentarlo, desde luego. Más queriendo aparentarlo, que convencido de lograrlo. Seguro que se preguntó si lo hacía o no. Y algo le empujó a hacerlo. Y digo esto porque yo, personalmente, no hubiese sacado a Guedes. No sé exactamente cómo se encuentra en su recuperación, pero sólo por si acaso, no lo habría sacado.

En fin, parece que tampoco se resintió. Fuera de la Copa, debemos asegurar la clasificación para la Champions. Y para eso, hay que ganar, y ganar ya. Seguiremos peleando en la Copa la temporada que viene pero, por el momento, se sigue recordando la última. Sí, la ganada por Koeman como entrenador y Soler como presidente.

Más

Fotos

Vídeos