Piensen en digital

BORJA RODRÍGUEZ

Contratas un BlaBlaCar y compartes los gastos de viaje en coche para llegar a un apartamento en la ciudad de destino que has conseguido a través de Airbnb. Entretanto encargas algo de comer en Amazon mientras disfrutas de tu serie favorita en Netflix. Esta es la realidad impuesta a través del uso de internet poniendo del revés algunos modelos de negocio de toda la vida: taxis, música, televisión, hoteles y muchos más. Ayer publicó LAS PROVINCIAS que la plataforma Airbnb ofrece más plazas en Valencia que entre todos los hoteles y la patronal Hosbec ya ha exigido sanciones por incumplir la obligación de informar a la policía sobre los inquilinos. Hay un hecho objetivo muy claro y es que trabajamos de manera digital con una legislación analógica. La patronal hotelera no está falta de razón, es más, añadiría que todas estas plataformas tributan gran parte en otros países que no son el nuestro. Pero intentar acotar Internet es como ponerle puertas al campo. Considerando que la competencia siempre es buena, con las reglas iguales para todos, sería bueno que en la hostelería hicieran un ejercicio de autocrítica para analizar por qué hay más oferta de plazas a través de la plataforma digital Airbnb. Seguimos teniendo leyes analógicas, políticos analógicos y negocios digitales como es el caso de Amazon, que por cierto no gana dinero solo con la distribución como todos creemos, sino con todas las infraestructuras y desarrollos informáticos que poseen para otras grandes empresas como fue el caso de Netflix. Pues resulta que el gobierno valenciano no le permite a usted consumir en festivo en una gran superficie pero sin embargo puede comprar lo que quiera en Amazon dejando de generar puestos de trabajo e impuestos para nuestro país. Todos pueden ponerse a llorar o tomar realmente cartas en el asunto (digital).

Fotos

Vídeos