Philip Roth

CARMEN VELASCO

En la novela 'Elegía', Philip Roth, que cumple mañana 85 años, escribió que «la vejez no es una batalla, es una masacre». No desmiento ni corroboro la frase del novelista, pero la realidad a veces invita al optimismo. No todo son decepciones ni fracasos. Resulta ejemplarizante que los pensionistas tomen la calle. Lucen pliegues en caras y manos, pero no se arrugan ante el poder. Con sus movilizaciones señalan al gobernante que no atiende a sus demandas. No son violentos, ni antisistema. Están hechos de otra pasta y nos dan lecciones, como la del triunfo de la constancia y de la voluntad. A sus edades, de 60 años y subiendo, no se creen las promesas de los políticos, tampoco se conforman. No luchan con el viento ni el tiempo ni la salud a su favor, pero el momento idóneo para rebelarse no existe. No importan los años cuando se trata de defender los derechos y fortalecer la sociedad civil. Ciudadanos reivindicativos contribuyen a hacer un país mejor.

Fotos

Vídeos