LAS PERLAS DE LA MILÁ

Mikel Labastida
MIKEL LABASTIDAValencia

La Milá no deja indiferente. Esto lo sabe cualquiera. Es uno de esos personajes hipnóticos que aparecen en la tele y que uno no puede dejar de mirar, le caiga bien o mal. Yo soy de los primeros, de los que le rendían pleitesía cuando ponía en aprietos a los políticos y más tarde, con su vena de show-woman en la casa de Guadalix de la Sierra. No me habré levantado veces del sofá a aplaudirla viendo 'Gran Hermano'... La otra noche, cuando la periodista acudió al 'Salvados' de Évole, también aplaudí varias veces con unas cuantas de sus perlas. En concreto, las que copio y comento a continuación:

- «Los asesores mataron las entrevistas». Cualquier periodista puede corroborar esta afirmación. Nada más molesto y más antiperiodístico que un asesor que te pide las preguntas previas para el entrevistado o que interrumpe una charla para matizar una respuesta.

- «Para mí es una medalla ser incontrolable». Y cómo se agradece cuando cualquier persona se salta el guión y pasa absolutamente del qué dirán. Qué envidia que nada de eso te altere mucho.

- «La audiencia me importa muchísimo. Es como los restaurantes que miran la caja que han hecho al final del día». Y el que diga lo contrario miente. Lo políticamente correcto obliga a decir lo contrario, pero es imposible hacer una examen y no querer saber la nota que has sacado.

- «Me preocupa que por culpa de las redes sociales los jóvenes abandonen la lectura». Déjenme matizar algo a propósito de esto, pero creo que la preocupación no debería centrarse en los adolescentes. A todos -sin importar la edad- nos cuesta cada vez más pararnos a leer y entender más allá del titular o el tuit. Y es grave.

- «Si esa tía que parece que se come el mundo ha estado en la mierda y ha salido, yo puedo salir también». Qué importante que alguien como Milá hable abiertamente de la depresión en la tele, sin titubear y sin utilizar eufemismos absurdos. Es necesario visibilizar estas situaciones.

- «Me gustaría entrevistar al rey Juan Carlos, a Isabel Preysler y a Francisco». Qué susto, por un momento creí que era al cantante, pero no, se refería al Papa.

Fotos

Vídeos