Una ley que perjudica a todos los taxistas

Una ley que perjudica  a todos los taxistas

El 26 de octubre las Cortes Valencianas van a aprobar la Ley del Taxi de la Comunidad Valenciana. Una Ley que, en comparación con la actual del 2011, va a significar un serio retroceso en los derechos de los taxistas, disminuyendo considerablemente nuestra capacidad de competir con las VTCs en igualdad de condiciones.

Nos quita el derecho a mantener la titularidad de la licencia después de jubilarnos o en caso de tener una incapacidad permanente (derechos que nos reconoce la normativa de la Seguridad Social y la Ley de los Trabajadores Autónomos).

Esto perjudicará gravemente nuestra economía, pues de todos es conocido las jubilaciones o pensiones que nos quedan a los trabajadores autónomos en este país, aparte del agravio comparativo que existe con los trabajadores por cuenta ajena. Seremos los únicos autónomos de España sin estos derechos.

Se nos reduce el derecho de paralizar nuestra licencia de diez a dos años con lo que aumentará una flota de taxis ya de por sí sobredimensionada (entre semana debemos descansar casi 600 vehículos y los fines de semana casi 1.500 porque no hay trabajo para todos).

Desaparece nuestro derecho a que las licencias tengan carácter indefinido, con la inseguridad jurídica que esto provoca.

Elimina el derecho a tener vehículos de hasta nueve plazas, dando vía libre a las VTCs para ampliar su mercado y perjudicando a los taxistas.

No se garantiza que podamos rentabilizar nuestra actividad en unas condiciones laborales dignas. Desde la Administración, se sigue apostando por jornadas de ochenta horas semanales, con el riesgo que esto conlleva para nuestra seguridad y la de nuestros clientes.

Con la nueva ley, se nos aplicará la misma sanción (paralización de la licencia por un tiempo determinado) sin tener en cuenta qué tipo de infracción hemos cometido (leve, grave o muy grave).

Además, desaparece la obligación de presentar a la Administración los contratos de los trabajadores asalariados, incluyendo la jornada laboral que van a realizar, con lo que se facilita poder defraudar a Hacienda y a la Seguridad Social, al mismo tiempo que se facilita la competencia desleal.

Nuestros representantes pierden el derecho de ser consultados por la Administración antes de aplicar medidas que nos afecten. La arbitrariedad y pasar el rodillo están servidos.

Ésta es sólo una pequeña muestra de los derechos que perdemos si comparamos esta ley con la del 2011. Por tanto, cabe preguntarse, ¿por qué el Gobierno formado por el PSOE y Compromís ha decidido modificar una ley para empeorar las condiciones de los taxistas de la Comunidad Valenciana?, ¿por qué no han escuchado las voces que desde nuestro sector les han indicado que estaban equivocando el camino?, ¿va a ser verdad lo que se dice que la izquierda hace siempre políticas que perjudican a los trabajadores autónomos?.

Desde la visión de persona de izquierdas que soy, es para mí una gran decepción que este Gobierno haya modificado la Ley del 2011, que nos costó muchas luchas y mucha capacidad de diálogo y consenso, para ahora empeorar nuestras condiciones y no aprovechar la oportunidad para mejorar aquellas cuestiones que hace seis años quedaron pendientes.

Hago un llamamiento desde estas líneas a los autónomos del taxi para que antes de la aprobación de la ley salgan a la calle a defender sus derechos y sus intereses. Los taxistas de la Comunidad Valenciana debemos mostrar nuevamente que con el sustento de nuestras familias no se juega. Igual que hicimos en el 2007 y en el 2011 con el Gobierno del PP, ahora no vamos a permitir que el Gobierno PSOE/Compromís, con el apoyo de sus aliados, nos quiera arrebatar aquello que tanto nos costó conseguir.

Nuestros derechos no se negocian, se conquistan y se defienden.

Fotos

Vídeos