Pasos cambiados

Carceller programó al Gordo y el Flaco, en el estreno del Metropol, a las dos semanas de la Revolución de Asturias

Francisco Pérez Puche
FRANCISCO PÉREZ PUCHE

Conseguido: Jesús Signes buscaba la imagen y la ha logrado. Porque en periodismo lo que cuenta es lo raro y excepcional y Rafa Nadal, en esa foto, entra en la arena de la plaza de toros por el tendido 1, como si fuera Román Collado. ¿Por qué? Pues porque Valencia es la ciudad de los Pasos Cambiados, de los Espacios Trastocados, de los Destinos Alterados; porque tenemos museos donde antes tuvimos conventos y el túnel del Metro lo usamos para navegar...

La paella es el plato emblema de este pueblo. Pero lo que de verdad nos gusta de la paella es poder guisarla en la calle, romper espacios y reglas, cortar la circulación de los vecinos que no van a probar el arroz. ¿Cuántas instalaciones de tenis hay en el área metropolitana de Valencia? Por lo menos diez, y alguna que cuenta con más de un siglo de tradición. Pero eso no vale, lo insólito es la regla, y el Ágora, que fue cancha de tenis alguna vez, tampoco sirve porque va a albergar un centro cultural, Caixa Forum, que podría haber sido levantado fuera si se hubiera querido.

Pero hay que cambiar, hay que trasladar, trastocar, alterar. Los campos de fútbol en el Turia y los polideportivos en antiguas naves ferroviarias, desplazando al Museo del Ferrocarril. En las Atarazanas no hay barcos y la Escalera Real está tapada. Y en la vieja dársena -musical y ciclista, empresarial y escultórica, congresual y gastronómica- dado que el Museo Marítimo se retrasa, es la Autoridad Portuaria la que ha abierto una nueva exposición sobre la historia marinera de la ciudad.

El Palau de la Música nació con el apellido 'y de Congresos' pero ya no los celebra; pero además hace dos años que no ofrece exposiciones. En la Valencia de los Usos Cambiados las cosas parecen lo que no son. El triunfo de San Nicolás es como pinacoteca; y a Sorolla lo queremos poner en un edificio construido para que los viajeros que esperaban embarcar a Mallorca pudieran tomar café. Cuando Bombas Gens alcanza la cumbre del éxito, cuando enloquece al público, no es cuando exhibe estupendas fotos de Mappelthorpe sino cuando enseña lo que nadie esperaba ni deseaba, un refugio de la guerra y una bodega del siglo XVII.

La Valencia del cine Metropol vuelve sobre sus pasos y debate de nuevo, como el año pasado y el otro, sobre su vocación de Utilidades Trasformadas. Era un cine, pero el dueño quiere que sea un hotel. Y la fachada le resulta innecesaria. El cine lo perdimos, incluido el aposentador; pero queremos salvar el rótulo. Lo más divertido, lo que invita a pensar, es comprobar la película con que Carceller, el empresario, abrió la sala el 29 de octubre de 1934. Era 'Hijos del Desierto', de Stan Laurel y Oliver Hardy. «Se ríe a gusto mucho rato. Que ahora es lo difícil, lo tremendamente difícil», escribió LAS PROVINCIAS... a las dos semanas de la Revolución de Asturias y la sublevación de Cataluña.

Fotos

Vídeos