PARIPÉ DE MORANTE

PEDRO TOLEDANO

El zoco taurino que cada temporada a estas alturas del calendario suele estar agitado, hogaño está bastante lánguido. Apenas escarceos en la segunda línea y alguna ocurrencia o paripé, a cuenta de Morante de la Puebla, la única figura que ha movido ficha hasta este momento. La anunciada retirada del artista sevillano a raíz de su aciaga actuación en el Puerto de Santa María, a mediados de agosto, la tarde en la que El Juli le dio un soberano repaso cortando cinco orejas y un rabo, al final no ha sido tal, pues nada más concluir la temporada ya anunciaba nuevo apoderado y nuevo plan de actuaciones.

Así que el movimiento del excelente torero de La Puebla del Río, hay que tomarlo más como una treta para abandonar a quienes le administraban hasta ese momento, los conocidos como los mejicanos de la FIT, que como una retirada sustentada en los argumentos que esgrimió entonces: «Porque los presidentes y veterinarios me han aburrido; el toro tan grande que sale hoy va en contra del toreo de arte, y ya no puedo más». Añadiendo al final de aquel comunicado una frase que, visto su proceder, le delataba: «Puede ser que algún día vuelva a los ruedos».

Dicho y hecho. Estos días ya ha firmado un contrato con el empresario de la Maestranza, Ramón Valencia, para... San Miguel. Una plaza, la de Sevilla, en la que se lidia un toro ni chico ni grande, pero no menos que los lidiados en El Puerto la tarde de autos. Gran contracción. Por otro lado, cuando anunció que lo iba a apoderar el veterano Manolo Lozano, dijo que quería reaparecer en el mes de junio. Si es así como es que lo primero que anuncia sea la firma de una actuación para el todavía lejano septiembre.

Demasiado desorden en su proceder. Al final, aunque sea torero al que los aficionados esperan siempre, este comportamiento errático, puede acabar cercenando su prestigio de torero cabal. Si lo que realmente pretende es dar categoría a sus actuaciones, huelgan los seguidismos. Su toreo, impredecible y genial, no necesita artificios colaterales, y sí dejarse ver. Es un decir.

Fotos

Vídeos