PALAU, RESERVA NATURAL

BURGUERA

Las reservas naturales no son cualquier cosa. Tienen su importancia. Algún día, ahora que parece que la socialdemocracia se extingue, será necesario obtener un gen puro para criogenizarlo o para exponerlo en un museo. Y si eso fuera necesario, pues habrá que contar con reservas naturales, y eso es lo que no entendió Julià Àlvaro, el exsecretario de Medio Ambiente, que dice él que lo echaron porque este Consell es un blando y no aguanta el tirón frente a los empresarios de postín. Pero no, yo creo que se lo cargaron por no proteger convenientemente a los especímenes que habitan el Palau de la Generalitat, especie en extinción. El gran ejemplo de la importancia de esta reserva natural es que no para de crecer. A Presidencia se acaba de incorporar un nuevo asesor. En un principio, desde el PSPV se consideró que era la persona ideal para dirigir el Consejo Rector de la nueva televisión, pero como esa consideración no era compartida por nadie, se quedó sin ese destino. Finalmente, ha recalado en el Palau. Lógico. No hay lugar en tierras de todo el país (y me refiero a España) donde se concentre mayor pureza de raza socialdemócrata ortodoxa como en el Palau. Especímenes varones, nacidos en los años 50, que recuerdan el mayo del 68 como si hubieran estado allí, valencianos de cuna o de adopción, lectores convencidos de Joan Fuster, herederos de Felipe González y Joan Lerma. El nuevo asesor se incorpora a una reserva natural por donde ya campaban Ximo Puig, Antoni Such, Joan Calabuig... y suma y sigue. La semilla masculina e histórica del PSPV, por sus venas corre la historia del partido, son el alfa y omega del socialismo valenciano. Algunos de los allí atrincherados, es el caso de José Manuel Orengo, no pertenecen a la misma generación, pero han demostrado un empeño en imitarles tan contumaz que han logrado ser adoptados y considerados como uno más. Si existe un búnker de las esencias socialdemócratas valencianas, no lo duden, está allí. Es cierto que para la faena son desiguales, y si los hay eficientes también los hay que han desviado el teléfono del despacho al de la cervecería Beers & Travels, o viceversa, pues pasan allí la mayor parte de la mañana. Uno de esos ejemplares escribió 'Tornarem' en una nota que escondió tras un cuadro del Palau ante la inminente irrupción del PP, y vaya que si lo hicieron, y aquel que en una primera oleada de nombramientos no 'tornó' en 2015, ya se han ocupado ellos de 'tornarlo'. Parecen inofensivos, porque son afables y nunca pretendieron ejercer de machos alfa; pero no se fíen, su apariencia mansa oculta décadas de taimadas intrigas, y ese aspecto de quien espera pronto ser abuelo esconde una capacidad por atornillarse a los sillones público y orgánicos que compite con el material de bricolaje que se vende en Leroy Merlin.

Fotos

Vídeos