ESO OTRO POR LO QUE NO TE PAGO

BURGUERA

Conversación mantenida con un diputado del PSPV, Fulanito, sobre un Proposición No de Ley que me interesa saber cómo encajará en el engranaje de la Administración Pública, pues tiene ciertas singularidades que obligan a los funcionarios a salirse de sus bienamados carriles.

-¿Cómo va tu PNL, Fulanito?

-No avanza. Ya sabes que las primarias lo paralizan todo.

O sea:

Resulta que el primer año de la legislatura del actual Consell muchas cosas quedaron pendientes porque «estamos ahora con el rollo de las elecciones», y de remate no fueron unas generales, sino que se repitieron seis meses después.

Como los partidos son minisectas en las que unos pocos se lo guisan y se lo comen, suele dar la casualidad de que los diputados en Les Corts y los concejales son, también, los encargados de preparar los saraos electorales, participan activamente en la organización o dan discursos memorables. Por todo ello, los días de actividad política son jornadas en las que nuestros cargos electos (y sus equipos, esa juventud militante de periodistas y abogados, que para hacer méritos o para que no les despidan se apuntan al bombardeo) trabajan de valiente para sus partidos. Luego están cansados y al llegar los días de verano en Les Corts se vacían las agendas y se dejan los meses estivales sin plenos. No es que lo parlamentarios no trabajen, es que no lo hacen para nosotros exclusivamente porque sus partidos los pluriemplean.

A costa de mis impuestos (de ahí salen sus sueldos), Fulanito, te dedicas a eso otro por lo que no te pago y que va en beneficio de tu partido, y a veces ni eso, porque en las primarias, como es el caso del PSPV, ni siquiera trabajan para su formación, sino para una parte de ella, enfrentada a otra. Que es lo que ha pasado durante el segundo año de la legislatura. Los socialistas valencianos han participado en este extraño viaje de ida y vuelta de Sánchez, que ha dejado exhaustos a nuestros cargos públicos electos, locales y autonómicos, o designados para ocupar puestos en la Administración. Un año llevan los socialistas insultándose unos a otros. Con lo que desgasta eso. Algo parecido pasó con los de Podemos, divididos, fragmentados, trizados... Normal que una PNL no avance.

Se supone que en septiembre ya tendremos a nuestra muchachada política presta y dispuesta para lo que les pagamos, que no es para emplearse a fondo en batallas internas. Poco durará la alegría en la casa del pobre (contibuyente), pues como muy tarde a mitad de 2018 comenzará a pensarse «en clave eletoral». O sea, otra vez cobrando de nosotros para trabajar en lo suyo.

Fotos

Vídeos