Oportunidad histórica

J. SÁNCHEZ HERRADOR

Dice Montoro que España está ante una oportunidad histórica, lo cual viniendo del responsable de Hacienda tiene su importancia. El problema es que esas declaraciones ya las hemos oído otras veces y mantienen su vigencia hasta que llega la siguiente crisis económica. Llamar una oportunidad histórica a una deuda del 100% del PIB, un 18 % de paro y un sistema de pensiones insostenible es ser un poco optimista, por no decir algo temerario. O simplemente es comportarse como el típico político tan dado a las frases rimbombantes cuyos efectos no llegan más allá del siguiente Telediario. Lo que le queda a España son muchos años de sufrimiento y austeridad controlada antes de que nos encontremos en ese paraíso de prosperidad que pronostica Montoro. Porque más allá de la venta de un optimismo al estilo España va bien, queda mucho por hacer. Ni hay pacto por la Educación, ni el mercado laboral tiene la salud necesaria, ni la Administración Pública ha sido reformada como debería. Por no hablar de los enredos políticos fruto de la inestabilidad parlamentaria y sobre todo del desafío del independentismo catalán.

Otro informe que salió el mismo día de las declaraciones de Montoro señala que en la UE hay un mercado de trabajo de ricos y pobres sin apenas trabajadores medios. Que una persona cobre en función de su formación y de lo que aporta es lo lógico pero habría que preguntarse por qué el mercado solo crea esas tipologías de trabajadores. Con un boom turístico en España el trabajo resultante será temporal, cuyo máximo exponente es el camarero de terraza o chiringuito. Si la oportunidad histórica es que España puede ser la California de Europa o Silicon Valley, se lo pueden ahorrar, eso ya lo hemos escuchado en infinidad de ocasiones con los resultados que tosos conocemos.

Fotos

Vídeos