Milagro es Paco López

KIKE MATEU

No es semana para hablar de milagros en el Valencia cuando en la acera de Orriols se están multiplicando los panes y los peces cada domingo. Paco López ha revivido a un moribundo, ha anulado su previsto funeral y ha convertido el tanatorio del Ciutat en el centro de la fiesta. El muerto al hoyo y el vivo al bollo. Eso sí que ha sido un milagro de película: 'El milagro de P. López'.

Por eso me chirría cuando Marcelino habla de milagro en su Valencia. Quizá porque nunca entrenó a un grande como este, quizá por el solar que se encontró a su llegada, o quizá porque se cura en salud pensando en la próxima temporada, se puede entender que esté anonadado con lo vivido hasta el momento. Porque estar a estas alturas de campeonato con 65 puntos es una maravillosa noticia. Pero no un milagro. Un milagro sería que los tuviera el Getafe, Espanyol, Girona, Leganés, Eibar, Alavés... y para no aburrir no les cito a los 15 equipos de esta Liga para los que sería milagroso llevar esa puntuación. Tampoco debe parecer que la Virgen ha bajado a tocar al club con su varita para estar todo el año en zona Champions. Más que nada porque eso debería ser lo normal.

Lo anormal es que en este club se hayan hecho las cosas tan rematadamente mal como para haber estado coqueteando dos años con el descenso. Eso sí que es extraordinario. Pero estar entre los cuatro mejores de España es el lugar natural del Valencia por historia, escudo y afición. Te puedes quedar fuera algún año, pero es lo lógico cuando se hacen bien las cosas.

Eso sí, negar el milagro no es minimizar el éxito. Marcelino y Alemany han hecho un trabajo espectacular conformando primero una plantilla de muy alto nivel para después llevarla a lo más alto de la mano de un entrenador magnífico. A eso no se le puede llamar milagro pero hay que valorarlo en su justa medida. Porque cuando tú estás en el Valencia, con su presupuesto y su masa social, con un Director General muy competente y un entrenador de máximo nivel sin competición europea entre semana, lo raro sería estar fuera de la pelea Champions. Tener 65 puntos hoy es una burrada, pero con 15 menos este Valencia seguiría en Champions y nos parecería todo bastante normal. El gran éxito es devolver al club a su lugar a lo bruto y en tan poco tiempo. Milagroso habría sido que el Valencia estuviera hoy salvado con Neville de entrenador y Ayestarán de segundo aspirante a primero. Cuerpo técnico estelar alineando a Aderllan y Filipe Augusto en el once tras ser fichados a golpe de talonario por Alesanco en la Dirección Deportiva y Mendes asesorando. Y digo salvado, porque estar en Champions así, ni con todos los ángeles del cielo.

Fotos

Vídeos