Noticias falsas

J. SÁNCHEZ HERRADOR

La mentira es el arma moderna definitiva. Siempre habíamos pensado que los políticos mentían durante las campañas electorales, que los Gobiernos maquillaban las cifras negativas que no les beneficiaban y exageraban las que favorecían sus intereses, incluso sabíamos que las encuestas pueden ser manipuladas mediante la cocina estadística, pero lo que nunca habíamos imaginado es que la lucha contra la mentira sería la gran batalla que en el futuro librarían las potencias mundiales. Ahora resulta que Internet y las redes sociales, los grandes inventos que debían facilitar la información de masas, son el poderoso instrumento para difundir la mentira universal.

Las fake news pueden crear disturbios, alterar elecciones presidenciales, manipular la opinión pública e incidir en los procesos políticos. Son el arma principal de algunos servicios secretos y suponen una grave amenaza para la estabilidad de los países. Apoyadas en la dinámica de la información impactante y viral que nadie contrasta pueden generar estados sociales de alarma y pánico. No es extraño que se abriera una investigación en la elección de Trump, que durante la consulta ilegal catalana se denunciara la tergiversación de datos e imágenes y que el Gobierno español haya incluido las noticias falsas propagadas en la red dentro de la estrategia de defensa nacional. Macron también propiciará una norma para combatir la amenaza que supone esta difusión de la mentira.

Los medios de comunicación no son ajenos a esta epidemia. Si siempre han sido sus objetivos la búsqueda de la verdad y su oposición ante los abusos del poder, pueden convertirse en colaboradores de lo contrario. Lo rápido, lo viral, es a veces enemigo de la realidad, porque la verdad exige casi siempre tiempo, reflexión y responsabilidad.

Fotos

Vídeos