Nieve

Tienda de campaña

Como un calco, la actualidad regresa al punto de partida: en enero de 2017 ya hubo temporal de nieve... y debate político

Francisco Pérez Puche
FRANCISCO PÉREZ PUCHE

El 'horror' comenzó a divulgarse el jueves por la tarde, cuando España entera estaba ocupada haciendo las últimas compras y rompiéndose la cabeza para encontrar la dichosa muñeca que nunca se encuentra. Tenéis que acordaros: el telediario, el viernes, no dijo que iba a nevar mucho en Ávila y Segovia sino, sobre todo, que la Cabalgata de Reyes podía quedar deslucida por la lluvia. Pero no en León o Medina del Campo, sino en Madrid. Y es que el centralismo de las cadenas de televisión de España tiene eso, que lo corta todo por el patrón informativo de Madrid -su circulación, sus cabalgatas, su equipo de fútbol, su contaminación, sus desplazamientos, sus lluvias, atascos o nevadas- dentro de un modelo, además, en el que la información meteorológica ha de ser un espectáculo al aire libre. De modo que, a falta de otra cosa, se convierte en noticia la caída de un cobertizo para dos coches... y que cientos de conductores incautos, criados en la cultura del Estado providencial, se han quedado atrapados y protestan.

Tras las fiestas, la temporada informativa parece venir como un calco de la anterior, aburrida, reiterativa y madrileña. La sequía, pertinaz, sigue sin ser noticia. Como tampoco lo es saber si la concesionaria de una autopista de peaje es responsable de tenerla limpia y si debe llegar a cerrarla cuando no puede garantizar la circulación.

Desde Estados Unidos he recibido estos días mensajes de gente que pasa la velada viendo cómo la nieve de su calle se acerca ya al medio metro mientras el termómetro pugna por bajar de los 22 bajo cero. «Es el calentamiento global», dicen con resignación. Es, palmo arriba o palmo abajo, lo mismo que hace un año o hace dos. Lo mismo que casi siempre: un hecho ritual, de aburridísimo ciclo anual. Es lo que antes, aquí y allá, recibía el nombre de invierno y ahora se disfraza de preocupante cambio climático.

Con asombrosa puntualidad, las agujas del reloj de la actualidad han regresado a su punto de partida: hace un año, en enero de 2017, España estuvo sometida a un singular debate, el de la pasividad del Gobierno ante un temporal de nieve -tremendo, como nunca se había visto- que dejó tirados en la carretera a cientos de conductores irritados, cortó tres tramos de la A-3 e hizo necesario que el delegado del Gobierno pidiera la intervención de las fuerzas militares de la UME. Hace doce meses, la situación en las carreteras fue «tan grave» que las peticiones de comparecencia del Gobierno en el Congreso no se hicieran esperar.

Hace cien años, el 30 de diciembre de 1917, nevó copiosamente en la ciudad y la fábrica de gas dejó de producirlo por falta de carbón. Hasta el 26 de enero de 1918 no llegó el primer barco con hulla asturiana. Y el problema no se solucionó, a medias, hasta que en 1922 se terminó una nueva presa construida en el Júcar por Hidroeléctrica.

Fotos

Vídeos