EL NADAL BUENO Y EL OTRO

J. C. Ferriol
J. C. FERRIOLValencia

Dos años llevaba la Generalitat buscando cómo dar a luz un banco público que pudiera ayudar a atender las necesidades económicas del Botánico. Y mira por donde que el proceso independentista catalán deja en la Comunitat a CaixaBank y a Banco Sabadell, tercera y cuarta entidades financieras de España en número de activos. Bienvenidas sean. Uno tiene ya la capacidad de sorpresa como muy baquetada. Pero mira, fue llegar el jueves, decidir la entidad de Josep Oliu establecer su sede social en Alicante y aparecer un diputado de Compromís a decir que no, que no hacía falta, que para qué iban a venir aquí, que eran mal recibidos. El parlamentario en cuestión es Josep Nadal, famoso por otras salidas de tono que ya le han granjeado fama de hooligan en Les Corts. Nadal canta, o cantaba, en 'La gossa sorda', grupo al que no juzgaré porque ni me interesa ni tengo el gusto de haber escuchado. En una red social de esas en las que se reflexiona poco y el más ocurrente es el que se lleva los retuits, Nadal explicó que el Sabadell es el «responsable del Modelo Alzira» y de los padecimientos que ha provocado Marina Salud. La salida de tono generó una reacción en cadena de declaraciones de su propio partido, que con mayor o menor grado de contundencia vinieron a expresar que la opinión y el criterio del partido de Mónica Oltra no tenía nada que ver con el portazo de Nadal. Y que sí, que el Sabadell era bienvenido a la Comunitat. Por suerte, el banco no tuvo en cuenta el criterio de Nadal y decidió aterrizar en Alicante -valiente el alcalde Echávarri, felicitándose de que la decisión atendiera a la «buena imagen» de su ciudad justo un día antes de declarar como investigado ante el juez-. No les glosaré aquí los beneficios que el traslado de la sede supone para la región, ni les anotaré la buena relación existente entre Oliu y Ximo Puig. Ni les explicaré lo llamativo que resulta que el mismo diputado que cuestiona la llegada de la entidad, tenga allí su cuenta corriente. Que Caixabank y el Sabadell se fijen en la Comunitat es positivo se mire por donde se mire, entre otras muchas razones por las enormes oportunidades de inversión que genera. Ponerlo en cuestión al estilo antisistema -ayer Podemos hizo lo mismo-, y que tu partido te deje en evidencia, debería de hacer reflexionar al afectado. La pluralidad de opiniones que en ocasiones esgrime Compromís para tratar de justificar que cada partido de la coalición tenga su propio criterio se vuelve en verso suelto, o en disparate, cuando afecta a un único diputado y todos sus compañeros le reprenden. Evitaré el chiste fácil del título de esta columna -a nadie se le escapa qué Nadal es cada uno-, pero como escuché ayer: bienvenidos los catalanes que quieran venir a la Comunitat. Y si es con dinerito, mejor.

Fotos

Vídeos